Chango Spasiuk: la música de raíz tiene un mensaje profundamente esperanzador

chango

Le dicen “chamán del chamamé” o “chamaestro”, pero él se define como “el hijo de un carpintero que toca acordeón parado sobre la tradición del nordeste argentino”.

Es Chango Spasiuk y, tras dos años sin pisar los escenarios europeos, vuelve para ofrecer su folclore “esperanzador”. “La música de raíz tiene un mensaje profundamente esperanzador. Y en un mundo como el de hoy, globalizado, la esperanza sigue teniendo importancia para el hombre”, explica Spasiuk (Apóstoles, Misiones, 1968) en entrevista telefónica con Efe en medio de una gira de 20 conciertos por Francia, Bélgica, Polonia y España, que concluirá el 31 de marzo.

Reconocido como una de las figuras más destacadas de las denominadas “músicas del mundo”, este acordeonista comenzó, con solo 10 años, a tocar chamamé (ritmo tradicional del norte argentino) y, a partir de sonidos heredados de los emigrantes de Europa del Este -entre quienes estaban sus abuelos ucranianos-, como polcas, valses o chotis, ha traspasado los límites de la etiqueta “folclore” y elevado su música a categoría internacional.