Charla magistral explica cómo  hablarle a un niño de duelo

Los niños y adolescentes tienen una forma diferente de adaptarse al duelo en el momento de  enfrentar la pérdida de un ser querido.

De ahí que profesionales de la conducta como Kaly Báez y Roxana González coincidan en que, independientemente de lo cruel de esta realidad, toda persona debe sufrir y manifestar sus sentimientos en procura de llegar al consuelo.

Tras ofrecer la charla “Cómo le hablo a un niño de duelo”,  organizada por la  Funeraria Blandino, las psicólogas explicaron que los infantes y adolescentes no deben ocultar sus sentimientos, puesto que  es bueno que todo ser humano muestre lo que siente.

Báez manifestó que lo primero que se debe tener en cuenta para decirle que han perdido un familiar o conocido, es la edad del niño.

Entre los 3 á 5 años de edad es preferible buscar el ambiente apropiado, pero nunca ocultárselo.

“Una de las cosas que  debemos hacer frente a esta situación es no dar informaciones de más, es decir,   evitar los detalles crudos, o fotografiar el hecho; no debemos  involucrar fantasía  ni recoger las cosas repentinamente, sino de forma  paulatina; es preferible que algunas pertenencias de esas personas se queden en casa y si algún familiar las desea, regalárselas”, explicó Báez.

González dijo  que a los niños de 5 a 9 años no se les puede decir que esa persona  murió por enfermedad, o que se durmió, ni que tiene que cuidar de tus hermanos; tampoco deben darles atribuciones como si fueran el padre o el “hombre de la casa”.  Ambas recomendaron preguntarles si desea ir a ver a ese ser querido, decirles cómo va a estar, dejar que lo toquen si así lo desean y decirles quiénes estarán en el sepelio.

En el caso de jóvenes y adolescentes ellas opinan que es necesario que compartan el dolor y las  emociones con los padres.