Chávez no tiene planes echar petroleras de EU

Porlamar (Venezuela) (EFE).- El presidente venezolano, Hugo Chávez, negó ayer que su gobierno tenga planes de “echar” del país a las petroleras estadounidenses, aunque sostuvo que “no habrá una gota de petróleo” venezolano para EEUU en caso de una “nueva agresión” de Washington contra Caracas.

“No las hemos echado (a las petroleras de EEUU) de aquí, ni tenemos planes de echarlas”, dijo Chávez en el acto de colocación de la losa fundacional de una planta petroquímica conjunta entre Venezuela y Brasil.  Al acto asistieron los presidentes Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; Bolivia, Evo Morales, y Paraguay, Nicanor Duarte.

La planta de olefinas se construirá en el oriente del país, y en principio era un proyecto entre la industria estatal venezolana y la empresa estadounidense Exxon Movil, pero fracasó.

Venezuela, quinto exportador mundial de crudo y octava reserva de gas del mundo, reasignó el proyecto petroquímico a la brasileña Braskem.  Chávez, promotor del socialismo del siglo XXI y detractor del capitalismo que, a su juicio, representa Estados Unidos, reiteró que en caso de una eventual “nueva agresión” de Washington contra su gobierno “revolucionario” detendrá el suministro de 1,3 millones de barriles diarios de crudo a la primera potencia económica mundial.

“Ante una nueva agresión (…) no habría una gota de petróleo” para Estados Unidos, “y si viniera a tomarla (la riqueza petrolera venezolana) con las armas, aquí habría una guerra de 100 años”, declaró el jefe del Estado.

Chávez acusa al gobierno del presidente George W.Bush del golpe de Estado que en abril de 2002 lo desalojó del poder por 48 horas y de otros planes desestabilizadores para acabar con la “revolución bolivariana” y de apoderarse de la gran riqueza energética de Venezuela, uno de los principales suministradores de crudo de EEUU.

Unas 16 trasnacionales petroleras de todo el mundo migraron de los “convenios operativos” suscritos con el Estado venezolano en la década de 1990 a las novedosas “empresas mixtas”, en las cuales la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) cuenta con la mayoría accionarial, como obliga la Ley de Hidrocarburos vigente desde 2001.

El próximo 1 de mayo, el gobierno venezolano tomará el control de las cuatro “asociaciones estratégicas” que operan trasnacionales de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Noruega desde hace más de una década en la rica Faja del Orinoco, oriente del país, para adecuar esos contratos a la legislación vigente.

Venezuela desarrolla actualmente junto a once empresas petroleras extranjeras un proceso de certificación internacional de su reserva de petróleo, calculada en al menos 316.000 millones de barriles de crudo, la mayoría de ellos, unos 270.000 millones, concentrados en la Faja del Orinoco, rica en crudo pesados y extrapesados. EFE