Chávez y Castro revisarán las nuevas crisis en y con sus vecinos

Por Aldo Rodríguez Villouta
Caracas, 27 abr (EFE).- Los presidentes de Cuba y Venezuela se reunirán mañana en La Habana para revisar entre otras cosas las nuevas crisis de sus gobiernos con y en países vecinos.

En vísperas de su encuentro, ni el cubano Fidel Castro ni el venezolano Hugo Chávez fueron tacaños en declaraciones de política internacional, ni dejaron de lanzar dardos retóricos contra EEUU.

Chávez va a La Habana tras poner fin a la relación militar de su país con EEUU y adelantar trámites para pedirle la extradición de un cubano anticastrista sentenciado por terrorismo en Venezuela -de donde escapó-, y que ha anunciado que pedirá asilo a Washington.

También viaja al rebrotar disputas con Colombia, a cuyo ministro de Defensa, Jorge Uribe, Chávez calificó hoy de “peón gracioso” de la “dama del imperio”, en referencia a la secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, quien se encuentra en Bogotá.

Uribe, según el Gobierno de Caracas, “se hizo eco de la cantaleta crítica de EEUU” por la compra venezolana de 100.000 fusiles rusos, aunque la canciller colombiana, Carolina Barco, llamó a Venezuela para aclarar que ello no reflejaba la postura del Ejecutivo.

Chávez también aludió a lo que prevé como una derrota de EEUU en la elección, el próximo lunes, de un nuevo secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), y al rol del organismo en la crisis de Ecuador, a cuyos soldados, de paso, acusó de cobardía.

Tras la retirada del candidato apoyado por EEUU, el ex presidente salvadoreño Francisco Flores, a quien “además de Washington no lo respaldaba ni su familia”, según Chávez, el gobernante venezolano considera que la región va camino de integrarse en torno a un proyecto diferente y ya no se alinea automáticamente detrás de EEUU.

El “hermano mayor”, como Chávez llamó a Castro, también aludió en las últimas horas al anticastrista prófugo y ha pedido a su colega de México, Vicente Fox, explicar si facilitó su paso a EEUU.

Adicionalmente, Castro llamó a Fox “corderito aliado del imperio” por apoyar mociones de EEUU en la ONU por el déficit de derechos humanos en la isla, y descalificó la candidatura mexicana en la OEA.

De paso, se solidarizó con el alcalde de la capital mexicana, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, favorito para ganar las elecciones presidenciales del próximo año, y se preguntó si Fox pedirá apoyo militar a Washington para impedirlo.

El caso de López Obrador fue puesto como ejemplo por Castro de las nuevas crisis que vive Latinoamérica, como los disturbios en Nicaragua, la inestabilidad en Bolivia y la situación en Ecuador.

En la región, indicó, “la tradicional pleitesía al imperio es cosa que pasa de moda” y puso como ejemplo los triunfos electorales “progresistas” en Uruguay, Argentina y Brasil.

También dijo que Nicanor Duarte es “un político decente y honorable al frente de Paraguay”, tras mencionar en el bando contrario, además de a Fox, al presidente de Nicaragua, Enrique Bolaños, al destituido ecuatoriano Lucio Gutiérrez y a la OEA.

“*Qué va a hacer el Consejo Permanente de la OEA, pedirle la intervención de EEUU?”, “`Lo mejor que hace es callarse la boca!”, añadió sobre Ecuador.

Castro llamó a Gutiérrez “farsante, traidor, mentiroso e hipócrita” y dijo que su sucesor, Alfredo Palacios, “es hombre con preocupaciones sociales”, en tanto que Chávez prefirió otra vía.

“Cualquiera sea el presidente de cualquier país, no podemos aceptar que sea removido de su cargo sino por las vías que la Constitución de ese país prevé” y “la comunidad internacional tiene que exigir respeto” a ello, afirmó el gobernante venezolano.

“*Quién dijo que la Fuerza Armada está facultada para retirar o no retirar apoyo a presidente alguno? `La Fuerza Armada está para apoyar la Constitución y al gobierno legítimo!”, exclamó, aunque aclaró que con ello no estaba saliendo en defensa de Gutiérrez.

“Pero parece cobarde decirle: ‘Te retiramos el apoyo y vete de aquí’, a quien hasta hace un minuto le juraste lealtad”, añadió Chávez al exigir evitar volver “a tiempos en los cuales los militares latinoamericanos se comportaron como gorilas”. EFE