Chávez y Lula lanzan proyecto petroquímico

http://hoy.com.do/image/article/302/460x390/0/A73AF33D-790D-4E78-90A2-74D6AE4D2C36.jpeg

COMPLEJO PETROLERO DE JOSE, Venezuela (AFP)._ La cumbre energética suramericana fue abierta simbólicamente con el lanzamiento de un ambicioso proyecto petroquímico venezolano-brasileño, ayer, lunes, en este estratégico complejo del noreste del país, por los presidentes Hugo Chávez y Luiz Inacio Lula da Silva.

“Nada mejor que este evento para abrir la puerta de esta cumbre” que comienza este lunes en Porlamar, en la turística isla venezolana de Margarita, dijo Chávez en presencia de sus pares de Bolivia y Paraguay, Evo Morales y Nicanor Duarte, tras colocar con Lula la piedra fundamental del proyecto.

El emprendimiento implica a Pequiven, filial de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y Braskem, filial de la multinacional brasileña Odebrecht, en Jose, a 300 km al este de Caracas, donde se refina el petróleo extra pesado de la Faja del Orinoco.

Chávez adelantó que propondrá en la cumbre “un plan estratégico” para satisfacer las crecientes necesidades energéticas de América Latina, que situó en 11 millones de barriles diarios (mbd) de petróleo para 2020 contra 7,5 millones actualmente, y en 25 billones de pies cúbicos de gas al año para 2020, contra 11 billones de pies cúbicos actualmente.

“Hay que buscar inversiones, tecnología, acuerdos” entre los países, enfatizó Chávez.

Durante la ceremonia, Chávez y Lula reafirmaron el fuerte vínculo que existe entre los dos países y evitaron referirse a una discrepancia en torno al plan de cooperación en materia de etanol, que Lula lanzó recientemente con el presidente estadounidense, George W. Bush, y que fue criticado por Chávez por transformar alimentos en energía.

Chávez suavizó su posición hacia Brasil en la noche del domingo al afirmar que “una cosa es el plan de Lula y otra cosa el plan de Bush”, después de haber enfatizado que no podrán separar a Brasil y a Venezuela.

Este lunes, Chávez dijo a Lula que el acuerdo petroquímico no hubiera sido posible 8 años atrás, porque lo tenía “amarrado” la petrolera estadounidense Exxon Mobile. Le indicó que las condiciones del acuerdo con Exxon eran “las más leoninas que puedas imaginar”.

Chávez reiteró no obstante que no quiere que las empresas estadounidenses “se vayan de Venezuela”.

El presidente venezolano hizo una importante concesión a la empresa Odebrecht, dado que la participación accionaria en las dos empresas mixtas que fueron creadas este lunes es de 50% y 50%, mientras Venezuela se está reservando el control accionario en todos los emprendimientos petroleros y gasíferos con empresas privadas.

 “Hemos firmado con Braskem como hermanos 50-50”, dijo Chávez, aunque añadió que “Venezuela se reserva el manejo estratégico”.

Una de las dos empresas mixtas binacionales creadas este lunes construirá una planta de etileno para 2011 a partir de gas natural con una capacidad de 1,3 millones de toneladas de etileno por año, integrado a la producción de 1,1 millones de toneladas de polietilenos por año y 285.000 toneladas al año de soda cáustica y 200.000 toneladas de PVC. La otra levantará una planta de polipropileno para 2009 con capacidad de 450.000 toneladas por año. Emilio Oderbrecht, presidente de la firma homónima, calculó en 3.000 millones de dólares la inversión para el proyecto binacional.

Lula destacó en su discurso la importancia que tiene la empresa privada en la cooperación entre los países suramericanos y en la generación de riqueza en beneficio de los pueblos.

Emilio Oderbrecht, por su parte, agradeció a Lula “el apoyo que brindaa al desaarrollo de las empresas privadas brasileñas dentro y fuera de Brasil”.

Chávez dijo a su vez que el socialismo que está resucitando en Venezuela “no excluye a la empresa privada”.

“Este gobierno no es enemigo del empresariado venezolano”, subrayó el presidente, pero dijo que debe ser “un empresariado que no llegue al colmo de atentar contra su propia patria”, en alusión al paro empresarial que paralizó la industria petrolera en 2003. Venezuela precisa un “empresariado serio, que tenga compromiso con el pueblo, con la nación, con las políticas de integración”, enfatizó Chávez.

La firma Oderbrecht tiene importantes contratos con el gobierno venezolano. El año pasado concluyó un puente sobre el río Orinoco, a un costo de unos 1.000 millones de dólares, y va a construir otro puente sobre el mismo río a un costo similar.