Chespirito y doña Florinda

http://hoy.com.do/image/article/20/460x390/0/40482A93-4EA7-4A19-9E5A-81E4CDD86D81.jpeg

Roberto Gómez Bolaños (Chespirito) y su esposa Florinda Meza (Doña Florinda) reconquistaron el corazón de quienes tuvimos la oportunidad de recibirlos y compartir con ellos durante su estancia en el país. Ya lo habían logrado a través de sus participaciones en El Chavo del 8, El Chapulín Colorado y otras de sus afamadas series.

La estatura artística no ha sido obstáculo para llevar con orgullo una humildad que les brota por los poros. Ambos emanan una sencillez natural, escasa en el medio en el que se desenvuelven, donde otros caminan avasallando a los demás.

Desde su arribo a República Dominicana, don Roberto Gómez Bolaños y doña Florinda Meza manifestaron su felicidad por las muestras de cariño que iban recibiendo a su paso.

Esa felicidad se acrecentaba cada vez más al ser declarados Visitantes Distinguidos por la Sindicatura del Distrito Nacional, cuando fueron recibidos por el excelentísimo Señor Presidente de la República, Hipólito Mejía, en su despacho del Palacio Nacional y culminó en grande al recibir, cada uno, un Casandra Internacional, por sus inimitables trayectorias en el arte. Trayectorias que el pueblo dominicano reconoce con las preseas que les fueron entregadas en el marco de celebración de los 20 años de Acroarte y los Premios Casandra, en la Sala Eduardo Brito del Teatro Nacional.

[b]EL LIBRO DE DON ROBERTO[/b]

Al terminar sus compromisos con Acroarte, don Roberto Gómez Bolaños permaneció en el país hasta el pasado jueves, tiempo que aprovechó para dar a conocer su obra “…Y también poemas”, del cual queremos dejarle esta muestra sobre los críticos de espectáculos, que disfruté mucho y espero que ustedes también:

[b]Los Críticos[/b]

Superando mil obstáculos

tuve por fin ocasión

de averiguar lo que son

los críticos de espectáculos.

No son pulpos con tentáculos

ni monitos de historietas

ni productos de probetas

ni demonios ni mutantes;

mucho menos visitantes

de enigmáticos planetas.

Y bien, la pregunta es ésta:

si no es un producto mítico,

¿qué es entonces un crítico

y qué aspecto manifiesta?

¡Ay, amigos, la respuesta

boquiabierto me dejó!

porque, lo crean o no,

los críticos son sólo eso:

personas de carne y hueso

como usted o como yo.

Y los hay que tiene ya

hermanos, esposa, hijos

primos, cuñados canijos,

…y algunos hasta mamá.

(Pequeñita, claro está.)

Pero con hijos que son

motivo de admiración

desde que son mozalbetes,

cuando al romper sus juguetes

encuentran su vocación.

Con esto adquieren destreza

para luego sacudir,

desbaratar o destruir

fácilmente cualquier pieza.

Pero, con toda franqueza,

se ha comentado de sobra

que después de la maniobra

ya existen tres o cuatro

que hasta suelen ir al teatro

para conocer la obra.

Y me han asegurado

que uno se arrepintió,

sus palabras se tragó…

y falleció envenenado.

Anoche fue sepultado

y el desenlace funesto

ha puesto de manifiesto

lo que el público proyecta:

realizar una colecta

para sepultar al resto.