Chile estrena ley divorcio

SANTIAGO DE CHILE (AP).- María Victoria Torres soportó 23 años de golpes e insultos, sin poder divorciarse del hombre que la maltrataba a ella y a sus hijos. A partir del jueves, su vida puede cambiar al entrar a regir la Ley de Matrimonio Civil, que permite el divorcio por primera vez en Chile.

   Apenas se abrieron las puertas de la Corte de Apelaciones de Santiago, María Victoria Torres y su abogada Julia Acevedo presentaron la demanda de divorcio por maltrato intrafamiliar.

   El maltrato es una de las causales del divorcio, según la ley que entró a regir el jueves

   Además de Malta y Filipinas, Chile era el único país que no permitía el divorcio. La nueva ley debió esperar 10 años para que los parlamentarios la aprobaran.

   A primera hora, distintos tribunales de todo el país empezaron a recibir las demandas de divorcio.

   Abogados especialistas en divorcio y el ex ministro de Justicia, José Antonio Gómez, creen que en los próximos días y meses serán miles las peticiones unilaterales y concordadas de divorcio.

   “Los tribunales no están preparados para recibir la cantidad de demandas que se presentarán””””, dijo Gómez.

   Agregó que la Corporación de Asistencia Judicial, encargada de atender a las personas carentes de recursos económicos, “tampoco tendrá el personal suficiente””””.

   Hasta hoy, los matrimonios chilenos que deseaban poner fin al vínculo debían recurrir a resquicios para terminar legalmente la relación.

   De acuerdo con cifras oficiales, se tramitaban 6.000 nulidades anuales, que se basaban principalmente en vacíos legales, como direcciones falsas al contraer el matrimonio o afirmar que el juez de paz que ofició el enlace no estaba calificado para hacerlo. Los abogados tramitaban las nulidades apoyados en esas afirmaciones, y los jueces las aprobaban.

   Como Torres, miles de personas no pudieron anular sus matrimonios porque sus cónyuges se opusieron o no tuvieron el dinero para contratar a un abogado.

   A muchos otros les bastó la separación de hecho o no quisieron usar engaños para obtener la nulidad.

   El ministro de Justicia, Luis Bates, llamó a la ciudadanía a “que se informe muy bien antes de adoptar decisiones”””” porque la nueva ley es muy flexible y permite la separación y la anulación, además de incluir el divorcio.

   “Es difícil que la gente no quiera presentar su caso al tiro (de inmediato), pero el sistema se tiene que adecuar y las demandas tienen que ser asumidas””””, señaló Gómez.

   El gobierno invirtió 1,5 millones de dólares para reducir problemas derivados de la alta demanda, informó Bates. Se contrató más personal en el Servicio de Registro Civil y en cuatro Corporaciones que atenderán las peticiones de divorcio, hasta que funcionen los tribunales de Familia, en octubre del 2005.

   Para divorciarse de común acuerdo, los matrimonios deben llevar un año viviendo separados y un mínimo de tres si la solicitud es unilateral. Además, deben someterse a un proceso de mediación.

   La nueva ley dio lugar a “ofertas”””” de abogados, que anuncian sus servicios por internet.

   “Precios especiales y facilidades de pago para todos los clientes que contraten nuestros servicios antes del 15 de diciembre de 2004””””, dice un aviso.

   Las ofertas por la red oscilan entre 320.000 y 550.000 pesos, de 542 a 932 dólares.

   La Iglesia Católica fue tenaz opositora del divorcio y no logró impedirlo, pero sí consiguió que se crearan dos clases de matrimonios: uno, en el momento de casarse se renuncia al derecho de divorciarse y otro religioso que se valida si es informado al Registro Civil antes de ocho días.