Chile se suma al club de las tasas negativas

A man withdraws cash from a Santander Spanish branch in Madrid on October 13, 2008. Santander, the biggest Spanish bank, said it had injected one billion pounds (1.25 billion euros) into its British unit Abbey in support of the British government's banking bailout.  AFP PHOTO/PHILIPPE DESMAZES
A man withdraws cash from a Santander Spanish branch in Madrid on October 13, 2008. Santander, the biggest Spanish bank, said it had injected one billion pounds (1.25 billion euros) into its British unit Abbey in support of the British government's banking bailout. AFP PHOTO/PHILIPPE DESMAZES

En una semana marcada por una nueva escalada de la guerra comercial que apreció al dólar y motivó una nueva baja en tasas, incluso a terreno negativo para algunos benchmarks del gobierno, también supimos de una reactivación de las emisiones locales y nuevos potenciales emisores.
Banco Santander Chile, Viña Concha y Toro y Scotiabank emitieron en el mercado chileno y la Comisión para el Mercado Financiero informó de 7 compañías inscribiendo bonos o preparando emisiones, en su mayoría para refinanciar deuda, aprovechando que las tasas locales siguen bajando.
A estos se sumarían emisores high yield como Autofin y Copeval.
Inflación en línea. Las tasas locales tuvieron otra semana a la baja, en línea con mercados globales. La tasa swap peso cámara a 10 años cayó 16pbs a 2,63%. Lo que llamó la atención es que incluso benchmarks como el BTU 2026 y 2030 entraran al mundo de las tasas negativas, con -0,16% y -0,02%, respectivamente.
La inflación de julio publicada el jueves no sorprendió al salir a la par con el consenso del mercado. Todo apunta a que el recorte de septiembre vendrá y solo quedará esperar si serán 25 o 50 los puntos base a descontar. Hasta ahora, según muestran los swaps, los recortes serían dos en tres meses.
Las compensaciones inflacionarias de corto plazo repuntaron tras noticias de que las cuentas de luz podrían subir 10% por el alza del dólar. El ‘breakeven’ a 3 meses repuntó a 3,2% de menos de 2% a fin de julio, mientras que el de 6 meses sigue estable en 2,6%.
¿Intervención del CLP? Aún no. Luego de un lunes negro en los mercados por la depreciación del yuan chino, el peso chileno llegó a 720,7 por dólar, su nivel más débil desde enero de 2016. Con esto vuelve a surgir la pregunta: ¿Nos acercamos a áreas de intervención por parte del Banco Central? El consenso sería que no, por ahora, ya que aún no se ven presiones inflacionarias.
Sergio Godoy, Tanner: “No estamos en niveles de intervención, pero estamos encaminados”
“La depreciación del CLP podría tener efectos inflacionarios, pero esos niveles tendrían que sostenerse en el tiempo” y dada la volatilidad de los mercados, es difícil que se estabilice el tipo de cambio, ya sea al alza o la baja
Jorge Selaive, Scotiabank: “Todavía queda mucho espacio para absorber cualquier traspaso cambiario desde el tipo de cambio a la inflación, sin generar desbordes inflacionarios relevantes”
“Creo que lo más probable es que el Banco Central de Chile (BCCh) vea al tipo de cambio como el ‘shock absorber’, evitando impactos mayores en las tasas de interés”
Nathan Pincheira, Fynsa: “El Informe de Percepciones de Negocios del BCCh muestra que a pesar de haber presión en costos, hay poco espacio para traspasar a precios”
Caída del peso ha sido más por fortaleza del dólar global que por una debilidad del peso frente a las monedas de sus principales socios comerciales.