China advierte a Estados Unidos sobre una degradación de sus relaciones bilaterales

PEKIN (AFP) – China predijo este martes una degradación de sus relaciones con Estados Unidos después de que Washington demandara por partida doble a Pekín ante la OMC, en particular debido a las reiteradas violaciones de la propiedad intelectual.

“China lamenta (la decisión) y se siente profundamente insatisfecha”, dijo un portavoz del Ministerio de Comercio, Wang Xinpei.

Estados Unidos interpuso oficialmente el martes en Ginebra dos demandas ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) contra China.

Una, por violaciones de la propiedad intelectual, y la otra por los obstáculos de Pekín a la distribución de productos culturales extranjeros (cine, libros, música). Esta “acción perjudicará seriamente la cooperación que las dos partes habían construido en este ámbito (de la propiedad intelectual) y tendrá una influencia negativa en las relaciones comerciales bilaterales”, añadió el portavoz ministerial chino.

Según el reglamento de la OMC, los dos países tienen ahora 60 días para intentar llegar a un acuerdo. Si no lo logran, Estados Unidos tendrá entonces el derecho de solicitar un comité de arbitraje de la organización.

El respeto a la propiedad intelectual — China es uno de los campeones mundiales de las falsificaciones y el pirateo — y la apertura del mercado chino constituyen los mayores puntos de fricción entre Washington y Pekín.

A ello se suma el valor del yuan, que Estados Unidos considera artificialmente bajo, lo que le otorgaría una indebida ventaja comercial al gigante asiático, según la tesis estadounidense.

Para algunos expertos, esta demanda ante la OMC constituye sin embargo una escalada en unas relaciones bilaterales generalmente marcadas por las amenazas y las presiones en el ámbito comercial.

Estados Unidos parece haberse cansado de constatar que “los niveles de pirateo y falsificación en China se mantienen en un nivel inaceptablemente alto”, como aseguró el lunes la representante de Comercio de Estados Unidos, Susan Schwab.

Schwab anunció por tanto que Estados Unidos iba a “pasar a la etapa siguiente, que es la demanda de consultas ante la OMC”.

“Es la primera vez que Estados Unidos interpone una querella formal en la OMC”, subrayó Zhang Zhifeng, un investigador de un organismo dependiente de la administración encargada de la propiedad intelectual (SIPO).

Por coincidencias del calendario, las aduanas chinas publicaron el martes cifras que revelan que la explosión del superávit comercial chino siguió imparable en el primer trimestre de 2007, duplicando casi al registrado un año antes (46.440 millones de dólares, contra 23.310 millones en enero-marzo de 2006).

El déficit comercial de Estados Unidos con China alcanzó el año pasado la cifra récord de 232.000 millones de dólares, más de una cuarta parte de su déficit total.

“Estas cifras (del primer trimestre 2007) son publicadas mientras la estrategia de Estados Unidos parece haber ingresado en una nueva fase con la querella ante la OMC (…), lo que claramente rodea de mayor tensión el juego comercial sino-estadounidense”, aseguró el martes Stephen Green, economista de Standard Chartered.

Al mismo tiempo, las demandas se siguen acumulando en la OMC contra China, país a veces acusado en Occidente de hacer trampas con las normas del comercio internacional.

Cinco años después de su ingreso en la OMC, Pekín tiene que enfrentarse a cinco querellas interpuestas por Estados Unidos, la Unión europea, Canadá y México por diferentes aspectos de su política comercial.