China prefiere aplacar adicción al crecimiento a reducir deudas

18_03_2016 HOY_VIERNES_180316_ Economía4 E

La primera regla del programa chino para los próximos cinco años: “darle la mayor prioridad al desarrollo”.

Esas son las palabras del informe de trabajo del primer ministro Li Keqiang enviado el sábado en el comienzo de la Asamblea Popular Nacional en Beijing. Li reconoció que habría algunas batallas difíciles por delante mientras hacía un esquema de los planes para limpiar el medio ambiente, impulsar la innovación, seguir urbanizando y eliminar el exceso de capacidad en industrias como las del carbón y el acero. Con todo, su meta más firme sigue siendo la de aquello que menos controla: la tasa de crecimiento económico del país.

Se delineó una franja de crecimiento de 6,5 por ciento a 7 por ciento para 2016. La primera cifra se fijó como base hasta 2020. Ese número estaría por debajo de la tasa del año pasado, de 6,9 por ciento, el crecimiento más lento en un cuarto de siglo. Para alcanzar el nuevo objetivo, el gobierno permitirá un déficit récord y elevó su meta de expansión de la oferta monetaria. El resultado final: la deuda crece a pesar de que desacelera el crecimiento.

“El riesgo es que si se acelera el estimulo pero la reforma sigue atrasada, el gobierno podría cerrar el año cumpliendo la meta de crecimiento, pero con problemas estructurales todavía más grandes con los que lidiar”, escribieron en una nota los economistas de Bloomberg Intelligence Tom Orlik y Fieding Chen. El informe “confirma que el acento está puesto firmemente en apoyar el crecimiento a corto plazo y que el desapalancamiento se puede posponer”.

Planes. El plan de Li sugiere que la deuda podría elevarse de 247 por ciento del PIB a fines de 2015 a 258 por ciento este año, estiman ellos. Li insinuó la perspectiva de tomar más deuda días después que Moody’s Investors Service bajara su perspectiva para la nota de crédito de China de estable a negativa por una disparada de los créditos.

“El desarrollo es de una importancia fundamental para China y constituye la clave para resolver todos los problemas que enfrentamos”, dijo Li en el informe de trabajo. “Perseguir el desarrollo es como navegar contra la corriente: o se sale adelante o uno se va río abajo”.

Dentro de poco podría saberse más sobre los planes de China, en tanto termina la reunión anual de la legislatura, que suele aprobar lo que se le presenta. Este lunes, el ministro de Finanzas, Lou Jiwei, brindó detalles sobre un plan para cambiar el sistema del impuesto a la renta y dijo que es necesario aumentar los préstamos del gobierno para ayudar a otras partes de la economía a bajar sus deudas.
Respecto a la reducción de capacidad y la reforma de empresas estatales, los objetivos fueron más genéricos.