China se mantiene firme ante el mundo occidental en la guerra del textil

PEKIN (AFP).- China reaccionó el jueves con dureza a las medidas restrictivas contra sus exportaciones textiles adoptadas por Estados Unidos y Europa, amenazando con recurrir a la OMC y negándose además a limitar el volumen de sus ventas de productos textiles.

El Ministerio chino de Comercio comunicó a Estados Unidos su “firme oposición” y “gran descontento” tras el anuncio el miércoles por Washington de imponer restricciones a cuatro nuevas categorías de textiles chinos, informó la agencia China Nueva.

“El gobierno chino se reserva el derecho de emprender una acción en el marco de la Organización Mundial del Comercio” (OMC) amenazó el portavoz del ministerio, Chong Quan.

Poco antes, el ministro chino de Comercio, Bo Xilai, había advertido que su país no reduciría sus exportaciones de textiles.

“La integración del comercio textil es un derecho importante de China desde su adhesión a la OMC (Organización Mundial del Comercio). China no se impondrá límites a sus exportaciones de textiles”, declaró Bo al presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, según un mensaje colocado en el sitio internet del ministerio chino de Comercio.

Esta declaración se produjo tras el anuncio de Washington de limitar a 7,5% el alza de las importaciones de textiles chinos para cuatro nuevas categorías de productos, tras las restricciones similares adoptadas el 13 de mayo contra otras tres categorías.

Por su parte, la cancillería china dio a entender el jueves que Pekín deseaba negociar con Washington, aunque sin precisar sobre qué.

“Esperamos que Estados Unidos resolverá correctamente estos asuntos mediante consultas equitativas y con un espíritu constructivo”, declaró su portavoz Kong Quan, durante una rueda de prensa.

En Bruselas, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, dio a entender un posible endurecimiento de la posición comunitaria.

El miércoles Durao Barroso afirmó que la UE estaba dispuesta a “ir más lejos”, tras las ya propuestas medidas de urgencia contra camisetas e hilos de lino.

La Comisión lanzó el 24 de abril, por 60 días, una investigación sobre nueve categorías de productos textiles, cuya importación desde China ha perturbado notablemente el mercado. En algunas categorías, esas importaciones se han disparado tras el levantamiento el 1 de enero de las cuotas en vigor en el sector.

Auto-imponerse limitaciones sería “darle la espalda a los principios fundamentales del Acuerdo sobre el textil y la ropa de la OMC”, aseguró el ministro chino de Comercio.

“En una situación de integración de los productos textiles en el comercio mundial, no hay que dar marcha atrás en esta cuestión de principio”, aseguró Bo.

“No se puede por un lado pedir a China que adhiera a la OMC y abra sus mercados, y por el otro intentar imponer límites cuando China se convierte en un suministrador o en un productor. Es ridículo”, opinó por su parte Qu Hongbin, analista del banco HSBC en Hong Kong.

“China debe oponerse a este tipo de proteccionismo”, añadió.

Para Huang Yiping, de Citigroup, el actual debate tendrá repercusiones en futuras tensiones comerciales.

“Si se cede en este punto, estoy seguro de que habrá en el futuro muchos otros puntos” en los que habrá que ceder, aseguró.

“Si China dice sí a las limitaciones, ello equivaldría a una invitación a más proteccionismo”, coincidió Qu.

“Y sólo estamos hablando de textiles. No me quiero imaginar lo que pasaría si dentro de algunos años China empieza a exportar automóviles a Estados Unidos”, dijo este analista.