Chipre evita la bancarrota; los bancos reabrirán el jueves

Estudiantes sostienen pancartas durante un desfile por el Día de la Independencia de Grecia en el puerto sureño de Limassol, Chipre, el lunes 25 de marzo de 2013. El letrero que trae la niña al frente dice: “Chipre no está en venta”. (Foto AP/Pavlos Vrionides)

 

NICOSIA. AFP. Chipre evitó la bancarrota gracias a un plan de rescate aprobado en el último minuto, pero sus dos principales bancos pagarán un precio muy alto, así como el euro que este lunes registró su nivel más bajo desde hace cuatro meses.

Contrariamente a lo indicado antes, los bancos chipriotas no reabrirán sus puertas el martes sino el jueves, según un comunicado del Banco Central dado a conocer la noche del lunes.  

El Ministro de Finanzas chipriota, Michael Sarris, tomó esta decisión por recomendación del gobernador del Banco Central, Panicos Demetriades, a fin de “garantizar el buen funcionamiento de todo el sistema bancario”, indica el comunicado.  

El Banco Central había anunciado unas horas antes que todos los bancos, excepto los dos más importantes, el Bank of Cyprus y el Laiki Bank, cerrados desde el 16 de marzo, reabrirían sus puertas el martes, tras permanecer cerrados diez días por temor a masivos retiros de dinero.  

Los bancos del país sufrirán el impacto de un acuerdo cerrado el domingo en Bruselas, por lo que Nicosia está decidida a restringir los movimientos de capitales, para evitar la fuga de los mismos.  

Este acuerdo prevé “decisiones dolorosas para salvar al país de la quiebra”, declaró este lunes por la noche el presidente chipriota, el conservador Nicos Anastasiadis que prometió que el país “se levantará nuevamente”, durante un discurso televisado.

Nicosia deberá pagar un elevado precio por el rescate, que prevé el cierre y liquidación del Laiki Bank, el segundo en importancia del país, que se dividirá en un ‘banco malo’ (entidad residual destinada a desaparecer progresivamente) y un ‘banco bueno’ donde se agruparán los depósitos inferiores a 100.000 euros, que benefician de una garantía pública en la Unión Europea (UE).  

Esta medida tendrá por efecto reducir considerablemente el tamaño del sector bancario chipriota, considerado sobredimensionado en relación a la economía de la isla, ya que representa ocho veces su Producto Interior Bruto (PIB).   

El primer banco del país, el Bank of Cyprus, incorporará a plazo los depósitos garantizados del Laiki Bank. También se hará cargo de las deudas de esta entidad con el Banco Central Europeo (BCE), que ascienden a 9.000 millones de euros.

 Pero los depositantes del Bank of Cyprus cuyas cuentas superen los 100.000 euros también sufrirán una fuerte amputación de un 30% de sus haberes, anunció el portavoz del gobierno chipriota Christos Stylianidis. 

Mercados ansiosos. Inicialmente, este plan, acordado después de 12 horas de tensas negociaciones entre el presidente chipriota y la troika (UE, BCE, FMI) en Bruselas el domingo, fue acogido de forma favorable por los mercados, para después mostrarse menos convencidos.

El euro aceleró su caída este lunes a última hora de la tarde, alcanzando en un momento determinado su nivel más bajo desde finales de noviembre por el temor de los inversores a que este plan de rescate de Chipre siente un precedente después de las declaraciones realizadas en este sentido por el jefe del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.  

Sin embargo, por la noche dio marcha atrás y afirmó que Chipre es un caso específico y que el plan de rescate no serviría de modelo para solucionar otros problemas futuros en la zona euro.

“Los programas de ajuste macroeconómico están hechos a medida en función de la situación del país afectado y no se utiliza ningún modelo o patrón”, subrayó Dijsselbloem en un comunicado.

Después de esta precisión, el euro se recuperó ligeramente para establecerse en 1,2856 dólares hacia las 19H00 GMT, después de haber caído hasta los 1,2830 dólares hacia las 17H15 GMT.  

Además de la reestructuración del sector bancario, las autoridades chipriotas también van a firmar en las próximas semanas con la troika de acreedores un protocolo de acuerdo que prevé reformas estructurales, privatizaciones y un aumento del gravamen a las empresas, que pasará de 10% a 12,5%.  

Entre los esfuerzos exigidos a Chipre figura igualmente la lucha contra el lavado de dinero, en función de los resultados de una auditoría inminente.  

A cambio, Chipre recibirá una ayuda de hasta 10.000 millones de euros del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), que tendrá un aporte del FMI aún por determinar. 

Apoyo ruso. El plan de rescate recibió el apoyo de Rusia. Los activos rusos en Chipre están valorados en más de 20.000 millones de euros.

El presidente ruso, Vladimir Putin, pidió a su gobierno que estudie “las condiciones de reestructuración del crédito” de 2.500 millones de dólares, acordado por Moscú a Nicosia en 2011, como lo pide Chipre.  

“Teniendo en cuenta las decisiones que tomó el Eurogrupo, Putin estima posible apoyar los esfuerzos del presidente de Chipre y de la Comisión Europea para resolver la crisis”, declaró el portavoz del Kremlin.

Las autoridades chipriotas, que lograron hacer votar el viernes una ley sobre las resoluciones bancarias, no necesitarán pasar por el Parlamento para adoptar el nuevo plan de rescate. Este aún debe ser aprobado antes de mediados de abril por varios parlamentos de países miembros de la zona euro, entre ellos Alemania. El primer tramo de la ayuda debe llegar a principios de mayo.