Chirac y Sharon refuerzan nexos

http://hoy.com.do/image/article/59/460x390/0/B81531AC-685C-486A-9A05-C6A8449E5F4A.jpeg

PARÍS (EFE).- El primer ministro israelí, Ariel Sharón, abrió ayer con el presidente francés, Jacques Chirac, y su colega galo, Dominique de Villepin, un nuevo capitulo en las relaciones bilaterales que debe ayudar al proceso de paz en Oriente Próximo.

Sharón, que oficialmente no había pisado Francia desde julio de 2001, cuando hizo una visita relámpago tras asumir su cargo, se mostró convencido de que su segunda estancia en París permitirá “un acercamiento entre los dos países” y “hacer progresar la paz, que es tan importante para nosotros en Oriente Próximo”.

Esas fueron sus palabras al llegar al Elíseo, donde fue acogido personalmente por Chirac, a quien Sharón calificó de “uno de los grandes dirigentes de este mundo” y le agradeció su “ayuda preciosa” para tratar de solucionar el conflicto entre israelíes y palestinos.

Chirac, que le recibió durante dos horas y media para una reunión seguida de un almuerzo de trabajo, saludó la “decisión histórica” de Sharón de ordenar la retirada israelí de Gaza que debe comenzar el próximo 15 de agosto y durar cuatro semanas.

“Asistimos a un relanzamiento, a una reanudación del proceso de paz en el marco de la ‘Hoja de Ruta'”, dijo Chirac, en alusión al plan internacional de paz del Cuarteto (EEUU, UE, ONU y Rusia).

Chirac reiteró la postura de Francia a favor de la creación de un Estado palestino “viable e independiente”, al tiempo que reconoció el derecho de Israel a “vivir en paz y seguridad”.

Sharón se mostró abierto a que se aplique la “Hoja de Ruta”, que contempla la creación de un Estado palestino, tras la evacuación de Gaza, si hay un “cese completo del terrorismo, de la violencia y de la incitación a la violencia”.

En cuanto a los colonos judíos extremistas, un grupo de los cuales celebró el viernes pasado un ritual en un cementerio de Galilea para pedir su muerte, dijo que no le dan miedo y que no van a modificar su agenda.

El primer ministro israelí, que invitó a Chirac a visitar Israel, le felicitó por su “lucha muy firme contra el antisemitismo”, que debe servir de “ejemplo” a otros países europeos.

Hace apenas un año, las relaciones entre París y Tel Aviv se tensaron cuando Sharón lanzó un llamamiento a los judíos de Francia, que alberga la tercera comunidad de judíos más importante del mundo, a emigrar a Jerusalén para huir de una oleada de agresiones antisemitas ligadas a la activación de la segunda Intifada.

Sharón reiteró hoy ese llamamiento, pero dijo que va dirigido a los judíos de todo el mundo y es un objetivo de su Gobierno.

Pese a que aún quedan divergencias profundas en las relaciones de dientes de sierra que los dos países mantienen desde 1967, a raíz de la Guerra de los Seis Días, París y Tel Aviv coincidieron en poner el acento en lo que les une y no en lo que les separa.

Así, destacaron la sintonía en asuntos muy sensibles, como la lucha contra el terrorismo, la amenaza nuclear iraní, la marcha de las tropas sirias en el Líbano y la lucha contra el antisemitismo.

Por ejemplo, Chirac, dijo a Sharón que Francia está a favor de recurrir al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas si Irán no da “garantías objetivas” sobre el cese definitivo de sus actividades nucleares sensibles, según el portavoz del Elíseo.

Según los analistas, Francia ha comprendido que corría el riesgo de ser apartada del tablero diplomático en la zona si no era escuchada por Israel, mientras que Israel desea que París use su influencia en la región para debilitar movimientos radicales, como Hezbola, la Yihad Islámica y Hamás.

Para fomentar el buen entendimiento entre los dos países y reforzar los lazos entre el pueblo francés e israelí, Chirac propuso, por otra parte, a Sharón crear una Fundación Francia-Israel y este aceptó, según el portavoz del Elíseo, Jérome Bonnafont.

Una sintonía renovada que Sharón tuvo ocasión de festejar esta noche en una reunión, seguida de una cena de trabajo con Villepin.

En un brindis, el primer ministro francés saludó la “valentía” de Sharón de llevar a cabo la tarea “histórica” de evacuar Gaza y el norte de Cisjordania, lo que “rompe un tabú que debe abrir un camino hacia la paz”, al tiempo que reiteró el “pleno apoyo” de Francia y de la Unión Europea para ayudarle a relanzar el proceso de paz.

“Más allá de las crisis regionales, profundos lazos políticos, económicos y humanos” unen a París con Tel Aviv, cuya amistad “es tan antigua como el Estado de Israel”, subrayó Villepin.

Y al alzar su copa para brindar en hebreo por la “larga vida de la amistad franco-israelí”, Villepin expresó su deseo de que “esta dinámica nueva, este impulso destacable” permita “reforzar aún” las relaciones bilaterales.