Chistes eléctricos de Marranzini

El vicepresidente ejecutivo de la CDEEE abrió la presente semana con el siguiente chiste: “El sector eléctrico dejó de ser el hoyo de la economía dominicana”.

 Prefiero describirlo así para no llamarlo “tomada de pelo”, “burla a la colectividad” o “menosprecio a la sabiduría popular”.

 Pues debió ser una broma, de muy mal gusto por cierto, y de no ser así, la situación es mucho más preocupante que lo públicamente conocido.

 El déficit del sector eléctrico para el año 2009 rondó los 700 millones de dólares, en el 2010 este monto superó los 915 millones y para el año en curso se estima que pasará la barrera de los 1,000 millones de dólares.

 A pesar de los chistes en la administración de la CDEEE, durante los años 2010 y 2011 el sector eléctrico no ha sido tan solo un hoyo económico, sino también un laberinto subterráneo, cuyas puertas de salida han sido torpemente cerradas por sus excavadores, quedando éstos atrapados en sus propios errores.

 Es por esto que las mismas autoridades económicas y financieras informaron al FMI en la Carta de Intención de julio pasado, que tendrían que duplicar el monto a desembolsar para cubrir el déficit eléctrico correspondiente al año 2011, con lo que se reconoce la errada proyección de la CDEEE para el  referido período.

 Las cifras presentadas indican que el déficit del sector eléctrico se incrementó con relación al 2009 en 215 millones de dólares para el año 2010 y en 300 millones de dólares para el 2011. Esto nos dice que la gestión administrativa de la CDEEE en los dos últimos años le ha costado al país por lo menos 515 millones de dólares más que la administración del 2009.