Christophe y la parte española de Santo Domingo

ROBERTO B. SALADíN SELIN
Uno de los episodios históricos menos mencionados y hasta cierto punto olvidado de las relaciones entre Haití y nuestro país fue el proyecto de compra de la parte española de Santo Domingo por Haití, gestión que avanzó el Rey Henri Christophe, proposición formulada al representante de la Casa Read, Irwing & Co., Sr. Irwing, quien la comunicó al Conde de Bathurst y éste formuló dicha consulta al Vizconde de Castlereagh, en una carta fechada el 6 de agosto de 1820, dirigida a Downing Street, ya que el Rey Enrique deseaba conocer la reacción del Gobierno de Inglaterra a su proyectada propuesta a España.

 Después de convertirse en Presidente de Haití, el 17 de febrero de 1807, Henry Christophe se proclamó Rey de Haití el 26 de marzo de 1811, gobernando el norte de su país, mientras Petion se convirtió en Presidente de la República de Haití, en el sur del mismo.  En la carta arriba mencionada del 6 de agosto de 1820, se expresaba que Henri Christophe o el Rey Enrique deseaba hacer arreglos financieros con la Casa Read, Irwing & Co., con la intención de comprar al Gobierno Español la parte española de Santo Domingo, y en sus gestiones con el Sr. Irwing éste quería conocer la reacción del gobierno inglés al respecto, especulándose que el gobierno de los Estados Unidos de América tenía el mismo interés, planteándose si el destino de la isla quedaría en manos de los haitianos o de los norteamericanos.  La respuesta del Vizconde de Castlearagh al Conde de Bathurst fue que Inglaterra en ninguna forma deseaba tomar partido y que, en última instancia, prefería a los haitianos y no a los norteamericanos, agregando que él no creía que España enajenaría en ninguna forma su soberanía sobre la parte española de Santo Domingo.  Curiosamente, la propuesta del Rey Enrique I de Haití, más conocido como Christophe, formulada en agosto de 1820, fue planteada apenas dos meses antes de su suicidio con una bala de plata, el 8 de octubre de 1820. Un año después, en 1821, José Núñez de Cáceres proclamó nuestra Independencia, conocida como Efímera.

 La Monarquía creada por el Emperador Christophe fue abolida por su sucesor, el presidente Jean Pierre Boyer, la cual llegó a tener cuatro príncipes, siete duques, 22 condes, 40 barones y 14 caballeros. De los 87 nobles originales, llegó hasta 134 nobles.

 Después de su suicidio, el Rey Christophe fue enterrado en la Citadelle Laferriere que él construyó.