Ciencia plus

http://hoy.com.do/image/article/421/460x390/0/38499081-3817-4323-93F9-BEB794E10160.jpeg

A  la madre que se lanza agresiva y valiente a la jornada de trabajo rudo para ganar el sustento para sus hijos, a la madre profesional que se viste elegantemente para cumplir una labor delicada, a la madre del campo que siembra con amor los alimentos que han de llegar a la mesa de pobres y ricos, a la madre envuelta en uniformes y sonrisas que trata de aliviar el dolor ajeno ignorando el propio, a la madre del mercado, que vende amor y sonrisas bajo el sol inclemente y bajo la lluvia que le enfría su alma solitaria, a esa madre que saca fuerzas del cansancio físico y mental y le regala a sus hijos la sonrisa del amor y el beso que cicatriza los raspones de la vida, a esa madre que interrumpe su sueño para espantar los monstruos de la soledad y el sufrimiento que se esconden bajo la cama de su hijito.

A la madre que llega a este rinconcito de amor, buscando el consuelo a su dolor, buscando la clave para ser mejores madres. A esa madre que lanza el llanto silencioso de dolor, que lanza besos hacia el cielo con la esperanza que le lleguen al hijo que se le escapó en las alas del viento hacia otra dimensión, a la madre que pide por la intervención divina por un día, sólo un día más con el hijo moribundo, pero se lo entrega con dolor al creador, para que su hijo amado no sufra más el dolor físico que le arranca poco a poco la vida. Señor Jesús, TÚ que tuviste una madre y alguna vez le pediste al padre supremo por ella, te pedimos ahora que intercedas por la nuestra, que le pidas al Todopoderoso porque su dolor, sufrimientos y angustias se hagan más leves, ponles en sus ojos y en su corazón la luz que ha de guiar al hijo, la fuerza necesaria para levantarlo de sus caídas, y la paciencia infinita de Ti Señor para comprender y consolarle cuando se le presenten situaciones difíciles de manejar. Bendiciones para todas.