CIENCIA PLUS
El agua y la belleza

http://hoy.com.do/image/article/137/460x390/0/1BB3BFED-1FDE-42D5-B5CD-45DC4148A0D2.jpeg

ANNA JIMÉNEZ
a.jimenez@hoy.com.do
Cada vez más clínicas de adelgazamiento, balnearios y centros de relajación utilizan el agua, distribuida en todas las habitaciones, saunas y gimnasios, como un instrumento básico para equilibrar la dieta y embellecer el cuerpo. El agua contribuye a mejorar el estado de la piel y de las uñas, además de ayudar a que el cabello tenga más brillo.

“Son partes del cuerpo expuestas a las agresiones externas y la buena hidratación de sus células es la única forma de protección ante el sol, la contaminación, los baños prolongados y el uso exagerado de jabones y esponjas”, apunta.

Este bien natural constituye uno de los elementos fundamentales en el proceso de perder peso, entre otras cosas porque suprime el apetito de manera natural y ayuda al cuerpo a metabolizar las grasas acumuladas. Si no hay la suficiente agua, los riñones no pueden trabajar de manera correcta y parte de su carga es traspasada al hígado. Una de las principales labores del hígado es metabolizar la grasa acumulada y convertirla en energía útil para el organismo. El problema reside en que si el hígado se carga en exceso no podrá trabajar en sus plenas facultades y metabolizar menos cantidad de grasa, con la consiguiente acumulación de esta. En numerosas ocasiones se escucha que beber agua durante las comidas y durante el periodo engorda. Roura aclara que el agua no tiene calorías, no engorda. Cuando el peso aumenta se puede deber a la retención de líquidos. “Precisamente tomar una adecuada cantidad de agua durante el día es el mejor tratamiento contra esta retención de líquidos. Cuando el cuerpo necesita menos agua de la que necesita, percibe un riesgo para su supervivencia y empieza a acumularla a modo de reserva.