Ciencia plus
La técnica “Alexander”

http://hoy.com.do/image/article/487/460x390/0/207FCC36-6674-472A-80E1-F3CA440435C3.jpeg

La mayoría de los seres humanos ignoran que a lo largo de la vida han deformado su cuerpo adoptando posturas incorrectas. Este es el origen de muchos dolores de espalda o cervicales, dificultades en la respiración, afonías, fatiga y tensión, entre otros trastornos.

Con el fin de aliviar estos padecimientos, en la primera década del siglo XX, el doctor Frederick Mathias Alexander inventó una técnica que lleva su nombre. Con ella se combaten los malos hábitos en la postura.

Una sesión con la Técnica Alexander ayuda a:   Detectar el exceso de tensión en el cuerpo, haciéndolo consciente de sus buenas y malas posturas. A Encontrar los movimientos más eficientes, reduciendo la tensión de los órganos internos y externos en cualquier actividad física.

Escribir incorrectamente.- Forzar la espina dorsal a una postura curva antinatural obliga al cuerpo a buscar un nuevo balance que tendrá implicaciones en la salud. Ocasionará una respiración deficiente y dolor en espalda baja y algunos órganos internos.  Escribir correctamente.- Para Frederick Alexander, la manera correcta de escribir es con una postura erguida, tratando de mantener el balance entre ambos lados del cuerpo. Apoye, en la mesa de escritura, el antebrazo de la mano desocupada. Hombros elevados, mala postura.- En una situación tensa, el cuerpo tiende a elevar los hombros y esto provoca una presión constante en la columna vertebral, comprometiendo la salud de los músculos de la espalda alta y cuello. También se agrava el debilitamiento de la zona lumbar y se aumenta la tensión nerviosa. Hombros relajados, buena postura.- Los hombros relajados favorecen una posición erecta de la columna, facilitan la correcta respiración.