Cientos colombianos huyen de Venezuela por deportaciones

m6

Con colchones y neveras a cuestas, cientos de colombianos huían ayer de sus casas en Venezuela por temor a quedarse sin nada en caso de ser expulsados por autoridades venezolanas, como les sucedió a más de un millar de sus compatriotas, deportados en medio de la actual crisis fronteriza.

Cubiertos hasta la cintura por aguas del río que sirve de frontera natural entre el estado venezolano de Táchira y el departamento de Norte de Santander, en Colombia, personas humildes volvían a su país con la ayuda de policías, mientras desde Bogotá el gobierno de Juan Manuel Santos clamaba por resolver la coyuntura por vía diplomática. “Nos tocó salir con lo puesto a las tres de la mañana. Nos vinimos antes de que nos deportaran”, dice Rosana Moreno, una colombiana de 25 años habitante de la barriada Mi Pequeña Barinas, que visitó la AFP y de donde este martes huían cientos de personas.

“La policía colombiana colabora, la venezolana no”, aseveró esta mujer, que huía con sus dos hijos mientras decenas de sus vecinos se quejaban de que militares venezolanos les habían robado pertenencias y dado unas horas para irse de sus casas -marcadas con una “d” de deportados o una “r” de reubicados- antes de ser expulsados y que sus casas fueran demolidas. En una escena digna de Macondo, el poblado de ficción de Gabriel García Márquez, con un bebé llorando, perros ladrando y una fila india de colchones y estanterías que avanzaban hacia el río entre árboles de banano, la gente entonó alto y fuerte el himno colombiano.

Cuando terminaron, todos aplaudieron, aunque no es realismo mágico, sino realismo puro. Según el coronel Jorge Barrera, comandante de la Policía de Cúcuta, capital de Norte de Santander, “han pasado por el río, sin haber sido deportadas, entre 400 y 700 personas”. “El problema es bien grande y tenemos 120 hombres y 12 camiones” dispuestos para atenderlos, declaró Barrera.
La crisis comenzó el viernes, cuando entró en vigor un estado de excepción de 60 días decretado por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, en esa zona fronteriza con Colombia.