Cierra el 40 por ciento de empresas de muebles

http://hoy.com.do/image/article/20/460x390/0/21A071FD-CECC-4A66-B338-C4A11DC27B4F.jpeg

Más del 40 por ciento de las 6,500 empresas fabricantes de muebles han cerrado sus puertas y las ventas han descendido en alrededor de un 80 por ciento durante el último mes, según las últimas evaluaciones de la Asociación Nacional de Industriales del Mueble (Asonaimco).

Manuel Roa, presidente de Asonaimco, dijo que igual baja en la demanda registran los electrodomésticos, cuya reducción ha provocado el cierre de muchos negocios en Santo Domingo y en ciudades del interior.

“El impacto de la situación económica actual ha producido una verdadera calamidad en este sector productivo nacional. Han tenido que cerrar las puertas un alarmante número de empresas fabricantes”, sostuvo.

Dijo que el incremento exorbitante de los costos de fabricación de muebles, se debe a los efectos del alza de la tasa de interés, la devaluación del peso, el aumento de la tarifa eléctrica, los apagones, los servicios de salud, las pensiones y la presión impositiva.

A eso, añadió, se agrega la escasez de insumos, ya que muchas empresas no pueden importar la materia prima que requieren, porque les han cerrado el crédito internacional o los ingresos que obtienen por venta no les alcanza para reponer inventarios.

“El aumento en los costos que representa el alza del dólar, no ha podido ser transferido al precio de los productos y las empresas que están operando en la fabricación, están prácticamente operando con déficit y con la expectativa de que un plazo relativamente corto, se pueda solucionar la crisis económica que afecta profundamente el país.

“Mas del 40 por ciento de las empresas que se dedican al negocio del mueble están prácticamente cerradas, porque en su mayoría trabajan en condición de ineficiencia y con pérdidas”, explicó.

En el interior del país es donde mayor cantidad de empresas ha cerrado sus puertas, según Roa, quien citó a Cotuí, San Juan de la Maguana, San Pedro de Macorís, La Romana y Santiago, como los lugares donde ha habido más empresas afectadas.

Lo peor del cierre de empresas, dijo Roa, es la pérdida de empleos, afectando principalmente a técnicos y obreros.