Cierran cumbre del Caribe;
llaman combatir la pobreza

http://hoy.com.do/image/article/203/460x390/0/6312629C-0EFD-4998-A479-F0ED76F22B4C.jpeg

PANAMA (AFP) – La IV cumbre de la Asociación de Estados Caribeños (AEC) concluyó este viernes con la adopción de la Declaración de Panamá, que contempla 30 compromisos para promover la cooperación en distintos terrenos, con el fin último de combatir la pobreza que afecta a gran parte de la región.

Durante la sesión final, el presidente panameño Martín Torrijos reconoció que a 10 años de la creación de la AEC, es imperativo pasar de los compromisos a la toma de decisiones.

La Declaración de Panamá, dijo Torrijos, “convoca a la evaluación y a la toma de decisiones y por nuestra parte propusimos un diálogo renovado entre nosotros que se concentre en metas para la cooperación intrarregional que no excluya ningún aspecto”.

El párrafo 13 del documento firmado entre los 25 países, indica: “reafirmamos que la lucha contra la pobreza y la exclusión social es esencial para promover la democracia (…). Por ende, asignamos la más alta prioridad a la agenda social, a la erradicación de la pobreza, el hambre, la desnutrición, la discriminación y la desigualdad económica, social y de género”.

A lo largo de 10 páginas de compromisos, en las que sin embargo las acciones concretas enumeradas fueron pocas, los miembros de la AEC acordaron hacer una exhortación al Programa Mundial de Alimentos para poner en marcha un plan para combatir el hambre que afecta a 32 millones de caribeños.

Asimismo, se manifestó la preocupación por la “grave amenaza” que para la región representa el elevado número de casos de VIH/SIDA en el Gran Caribe y, por otro lado, la gran vulnerabilidad de la región ante los desastres naturales y el impacto que éstos tienen en el desarrollo sostenible.

“Reconocemos la urgencia de fortalecer la integración económica del Gran Caribe y nos preocupa que el comercio y la inversión intra-AEC represente todavía un procentaje muy bajo”, añade la declaración en su párrafo 22a al abordar asuntos económicos y financieros.

El turismo fue reconocido como una de las fuentes “más importantes de inversión extranjera directa y de ingreso de divisas”, además de generador de fuentes de empleo, por lo que se estableció el compromiso de incrementar el número de visitantes a través del establecimiento de mayores comunicaciones, sobre todo aéreas.

En los casos particulares de algunos países, se hizo un reconocimiento a los esfuerzos de Haití en su proceso de democratización, se condenó la ley Helms-Burton y el bloqueo económico estadounidense a Cuba, y se reconoció a Venezuela por su iniciativa de Petrocaribe, además de otros esfuerzos de México y Trinidad y Tobago en el plano energético.

El narcotráfico y el terrorismo también fueron condenados en la Declaración de Panamá.

En la sesión plenaria de la IV Cumbre de la AEC estuvieron presentes 10 de los jefes de Estado y/o de gobierno de los 25 países de la AEC, mientras que el resto de las delegaciones estuvieron encabezadas por vicepresidentes o cancilleres.

La reunión en Panamá estuvo marcada por las ausencias de presidentes clave de la región caribeña, como el venezolano Hugo Chávez y el cubano Fidel Castro, así como el nicaragüense Enrique Bolaños y el guatemalteco Oscar Berger.

La AEC fue constituida el 24 de julio de 1994 en Cartagena de Indias, Colombia, con el propósito de promover la consulta, la cooperación y la acción concertada entre todos los países del Caribe.