Cierran fábrica embutidos Villa Mella y someten administradora a la Justicia

http://hoy.com.do/image/article/485/460x390/0/50725118-BA85-4657-9DC1-A53CAFDA5E7F.jpeg

El Instituto Nacional de Protección de los Derechos del Consumidor (Pro Consumidor) clausuró la Fábrica de Embutidos Jaba y sometió a la Justicia a la señora Bienvenida Abreu, administradora del negocio ubicado en la Calle Duarte número 10, La Rotonda , Villa Mella, donde se vendían productos no aptos para consumo.

Pro Consumidor informó que cerró la fábrica de embutidos, que además operaba un “matadero clandestino”, por violar la Ley 358-05 de Protección a los Derechos del consumidor y la  Ley General de Salud 42-01.

El cierre se llevó a cabo mediante un operativo de inspección llevado a cabo por la fiscal Yvelia Batista , representante del Ministerio Adscrita a Pro Consumidor.

La magistrada explicó que además de violar la Ley General de Protección al Consumidor y Usuario y la Ley General de Salud, en la Fábrica de Embutidos Jaba se incurrió en falsedad en escritura,  porque la administración operaba con un permiso falsificado de Salud Pública.

“Vinimos e hicimos un acta de inspección y les recomendamos la adecuación del local a los requerimientos de la Ley y no lo hicieron, posteriormente mandamos un acto de advertencia y tampoco hicieron nada y entonces se tomó la decisión de cerrar”, manifestó la magistrada Batista.

Explicó que al hacer caso omiso a las autoridades, como medida se procedió a cerrar el establecimiento, el cual se mantendrá clausurado hasta que el Tribunal decida.

Dijo que también se sometió a la Justicia a la señora Abreu, administradora de la Fábrica de Embutidos propiedad de su padre José Abreu, quien estaba ausente.

Carencia de higiene.-

En el interior del matadero el personal del Departamento de Inspección y Vigilancia de Pro Consumidor decomisó carne de cerdo, longaniza, tocino, entre otros condimentos carentes de higiene que preparaban diez mujeres que su vez compraban a los propietarios del negocio clandestino, para revender en las calles.

Pro Consumidor advirtió que es injusto que un establecimiento prepare productos con carencia de higiene para luego venderlos a consumidores que corren el riesgo de contraer distintos tipos de enfermedades, de ahí la razón del operativo y posterior cierre del establecimiento.