CINCO DE RD En All-Star de extranjeros de todos los tiempos

D1

El Clásico Mundial de Béisbol, que inicia el 6 de marzo, fue creado en el 2006 para celebrar la diversidad del deporte (el año pasado, jugadores de 18 países distintos a los Estados Unidos aparecieron en las mayores).
Para honrar aun más, he conformado un All-Star de jugadores nacidos fuera de los 50 estados.
1B: Albert Pujols, República Dominicana. Pujols no es simplemente el mejor primera base extranjero de todos los tiempos. Es uno de los dos mejores inicialistas de la historia de las Grandes Ligas, rivalizado solo por Lou Gehrig.
Nacido y criado en Santo Domingo, Pujols emigró a los Estados Unidos a los 16 años.
2B: Robinson Canó, República Dominicana. La ciudad portuaria de San Pedro de Macorís, que tiene una población actual de menos de 200 mil personas, es la cuna de 95 grandesligas desde el debut del infielder Amado Samuel, con los Bravos de Milwaukee en 1962.
Entre esos jugadores hay estrellas como Johnny Cueto, Sammy Sosa, Alfonso Soriano, George Bell, Pedro Guerrero, Tony Fernández, Joaquín Andújar y Rico Carty.
El mejor de todos, sin embargo, es Canó. El siete veces Jugador Estrella está en camino a convertirse en el primer nativo de San Pedro de Macorís con 3,000 hits (necesita 790 más cuando entra a su temporada con 34 años) y debido a los rumores de uso de sustancias afectando la candidatura de Sosa, Canó probablemente será el primer jugador de dicha ciudad en ser inducido al Salón de la Fama, sin importar su total de hits.
SS: Luis Aparicio, Venezuela. El pequeño Luis no era un gran bateador, pero lideró la Liga Americana en bases robadas en cada una de sus primeras nueve temporadas en las mayores, robándose 506 bases con un ritmo de éxito de 79 por ciento en sus 18 años en las mayores, y fue un gran fildeador que ganó nueve Guantes de Oro, llegó a 10 Juegos de Estrellas, ganó el Novato del Año de la Liga Americana en 1956 y jugó para dos ganadores del banderín, además de con los campeones Orioles de 1966.
Es el único de 358 venezolanos en ser inducido al Salón de la Fama.
3B: Adrián Beltré, República Dominicana. No sorprende que este equipo de estrellas esté dominado por dominicanos.
Más peloteros han salido de la República Dominicana que de cualquier otro país, con los dominicanos duplicando casi al número del segundo lugar, Venezuela.
De los 669 peloteros nacidos en República Dominicana y que han llegado a las Grandes Ligas, solo Pujols supera el valor de carrera de Beltré.
Un fildeador de la élite toda su carrera, Beltré, quien jugará la próxima temporada con 38 años de edad, necesita apenas 58 hits para llegar a 3,000 y 55 jonrones para alcanzar 500. Su próxima parada será el Salón de la Fama.
C: Iván Rodríguez, Puerto Rico. Los puertorriqueños son técnicamente ciudadanos estadounidenses, pero no tienen representación en el Gobierno federal, no pueden votar para presidente, pero tienen equipos en los Olímpicos y el Clásico Mundial de Béisbol.
Dada la proximidad del Clásico Mundial de Béisbol, he optado por incluirlos aquí, lo que hace que la selección de Rodríguez como el receptor sea fácil.
Uno de los mejores cinco receptores en la historia del juego, y en disputa del primer lugar, Rodríguez tiene el récord de más Guantes de Oro (13), más apariciones al Juego de Estrellas (14 empatado con Yogi Berra) y más aperturas del Juego de Estrelas (12) y entrará al Salón de la Fama este julio.
OF. Roberto Clemente, Puerto Rico. La primera super estrella latina (los fanáticos de Minnie Miñoso piensan diferente), Clemente necesita poca presentación.
Elegido al Salón de la Fama en una elección especial solo tres meses después de su trágica muerte en una misión humanitaria en Nicaragua, Clemente ganó 12 Guantes de Oro, fue 15 veces al Juego de Estrlelas, dos veces campeón con los Piratas, el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en 1966, cuatro veces campeón de bateo y acumuló 3,000 hits en sus 18 años en las mayores.
OF: Ichiro Suzuki, Japón. No hay que alegar muchas cosas a favor de Ichiro. Es, por mucho, el mejor japonés en jugar en las mayores y un seguro inmortal a pesar de no haber llegado a los Estados Unidos hasta los 27 años.
OF: Andruw Jones, Curaçao, Holanda. Considerado por algunos el mejor jardinero central defensivo de la historia de Grandes Ligas, Jones fue clave en el prolongado éxito de los Bravos de Atlanta bajo el mando de Bobby Cox.
Jones anunció su llegada como un jugador de 19 años en la Serie Mundial de 1996, luego ganó 10 Guantes de Oro consecutivos al batear .263/.343/.498 (114 en OPS+) con 363 jonrones entre los 20 y 30 años.
DH: David Ortiz, República Dominicana. Ortiz posee los récords de más apariciones al plato (8861), turnos al bate (7581), anotadas (1254), hits (2191), dobles (557), jonrones (485), empujadas (1569), boletos (1168), y bases totales (4239) para un bateador designado.
PD. Pedro Martínez, República Dominicana. Bert Blyleven, quien nació en Holand, pero emigró a California del Sur con sus padres cuando era niño, puede haber tenido más valiosa carrera por haber tirado un 75 por ciento más entradas que Martínez, pero estoy seguro que hasta el mismo Blyleven le daría el puesto a Pedro.
Martínez es protagonista en todas las conversaciones que hablan del mejor lanzador de la historia, con un puesto limitado solo por su fragilidad (calificó para el título de efectividad solo 10 veces y excedió las 220 entradas en una temporada solo dos veces) y aun así se cree que tuvo el pico más alto de cualquier lanzador en haber subido a un montículo.
PZ: Johan Santana, Venezuela. Hablando de grandes picos, en siete temporadas, del 2004 al 2010, Santana tuvo una ERA+ de 151 mientras lideró su liga en efectividad, ponches, ponches por nueve entradas, ERA+ y FIP tres veces cada una y WHIP cuatro veces, ganando dos premios Cy Young y siendo víctima de un robo en lo que debió ser su tercero.
En los primeros cinco años de ese tiempo, fue considerado el mejor lanzador del negocio.
Lamentablemente, un desgarre en su hombro de lanzar acabó con su carrera a los 31 años.
Debutará en la boleta del Salón de la Fama con Jones y Vizquel el próximo año, pero es poco probable que sea inducido.

Cerrador: Mariano Rivera, Panamá. Sin duda, el mejor relevista en la historia de las Grandes Ligas, Rivera se convirtió en ciudadano estadounidense en el 2015.