Cinco delicias con el exótico kiwi

31_03_2017 HOY_VIERNES_310317_ ¡Vivir!3 C

El kiwi es una exquisitez de fruta, está entre las denominadas exóticas, debido a que su producción no es muy común, pero la puede disfrutar tanto de manera natural como en diversos combinados de ingredientes para realizar recetas dulces o saladas.
La única crítica que se tiene respecto del kiwi es su apariencia externa, la cual no llama mucho la atención ni invita a nada, pero eso se olvida tan pronto se aprecia su interior de color verde intenso.
Es preferible no juzgar esta exquisita fruta por lo que se ve, sino por lo que es, tanto en propiedades nutritivas y curativas, como así en sabor.
El kiwi contiene múltiples vitaminas y minerales, entre los que destacan: vitaminas del grupo B, A, C, E, magnesio, calcio, hierro, ácido fólico, potasio, fósforo, sodio… Es un antioxidante, rico en agua, y, por ello se dice que ayuda al rejuvenecimiento.

Recetas
Crepes con kiwis

2 kiwis
2 huevos
40 gramos de harina
1 vaso de leche
15 gramos de mantequilla
1 pizca de sal
Sirope de chocolate
Preparación. Batir en un tazón la harina junto con la sal, los huevos, la leche y la mantequilla y dejar reposar esta mezcla durante media hora aproximadamente. Calentar una sartén y poner en ésta dos cucharadas de la mezcla, extenderla en toda la superficie de la sartén hasta formar una masa fina. Cuando se dore por un lado, voltearla del otro. Luego que la masa esté dorada por ambos lados, sacarla de la sartén y repetir el proceso hasta terminar toda la mezcla. Por otro lado, pelar y partir en rodajas pequeñas los kiwis y rellenar con ellos los crepes, doblarlos, rociarlos con sirope de chocolate y servir.
Ensalada con kiwi lechuga y fresas

Lechuga (su preferida)
6 o 7 fresas
3 kiwis
Balsámico de frambuesa

Preparación. Lavar la lechuga. Añadir las fresas cortadas por la mitad. Añadir los kiwis cortados en rodajas pequeñas y la sal. Posteriormente, aderezar la ensalada con un poquito de aceite de oliva y un chorro de vinagre balsámico de frambuesa.

Avena con kiwi y nueves

1 taza de avena
2 tazas de leche
1 cucharada de canela
1 cucharada de miel
1 cucharada da semillas de chía
1 puñado de nueces
1 kiwi
Preparación. Calentar en un caldero o cacerola a fuego medio alto la avena con la leche durante unos cinco minutos. Añadir la canela, la miel y las semillas de chía y dejar por otros cinco minutos más hasta que se forme una pasta cremosa homogénea. Retirar del fuego y, si se desea, dejar enfriar o servir caliente y decorar con las rodajas de kiwi y nueces rociadas por encima. Esta receta es ideal para el desayuno.
Batido de kiwi

750 gramos de kiwis
1 1/2 litro de leche
Azúcar o edulcorante
Hielo picado
Unas hojas de menta (opcional)
Preparación. Pelar los kiwis y quitar la parte del medio, ya que es un poco más dura que el resto de la fruta. Procurar que los kiwis estén maduros, para que el batido no quede demasiado ácido y que la pulpa sea más blanda. Luego cortar los kiwis y ponerlos en el vaso de la batidora junto a los demás ingredientes y batir. Si se desea, puede dejar algunas rodajas para luego decorar el vaso o copa.

Ensalada de kiwi, jamón, lechuga y pepino serrano y nueces

4 kiwis, pelados y cortados en láminas
200 gramos de ensalada de lechuga bien lavada
1 pepino
12 lonjas de jamón cortadas en trozos
Un puñado de nueces
150 gramos de queso cremoso
12 rebanadas de pan tostado
4 cucharadas de aceite de oliva
2 cucharadas de vinagre balsámico
Pimienta negra
Sal marina
Preparación. Untar las tostadas con el queso. Poner la rúcula, los kiwis y el jamón en un platón, rociar con el aceite de oliva y el vinagre balsámico y rociar las nueces por encima. Sazonar con la pimienta y la sal, colocar las tostadas sobre la ensalada y servir.