Cinco trucos para evitar la retención de líquidos durante este verano

jovenes

Ahora que comienza el buen tiempo y todos buscamos lucir ropa más fresca, también llegan los problemas relacionados con la hinchazón o esa desagradable tendencia de nuestro cuerpo a almacenar líquidos.

La retención de líquidos afecta principalmente a mujeres en determinadas épocas relacionadas con desajustes hormonales como los días previos a la menstruación, embarazo o la menopausia, según explica el portal “elconfidencial”.

Además, los problemas de circulación, una alimentación incorrecta o el estrés también favorecen la retención y el consecuente aumento de peso, que tal y como indica el coach de Krissia puede rondar los 2 kilos.

A continuación las cinco claves diuréticas para sentirte cómodo

Ante estas dificultades, y para tratar de plantar cara a este fenómeno, el equipo del coach de Krissia ha trabajado en unos sencillos consejos para evitar la retención de líquidos de cara a los próximos meses del verano.

1. Evitar los alimentos ricos en sal. Llevar una alimentación variada de productos frescos y evitar las grandes cantidades de sal, presente en alimentos como salazones, embutidos, salsas, aderezos, palomitas y algunos quesos, especialmente el roquefort. Para contrarrestar el nivel de sodio del organismo y mantener el equilibrio de líquidos, el coach de Krissia recomienda “consumir alimentos que aporten potasio, principalmente frutas como los plátanos, el melón y la sandía; además de verduras como las alcachofas, los berros, las acelgas o la calabaza”.

 2. Beber dos litros de agua al día. Si el organismo se siente hidratado, dejará que los líquidos retenidos sean eliminados. Sin embargo, es fundamental no superar los cuatro litros diarios para no retener líquidos por sobrecarga y “fijarse bien en la composición del agua mineral, para no consumir aguas ricas en sodio”, comenta el coach de Krissia.

3. Practicar ejercicio regularmente. Caminar a buen ritmo durante 30 minutos puede ser suficiente para mantenerse en forma pero “siempre hay que beber agua antes de comenzar cualquier rutina de ejercicios”, afirma el coach de Krissia.

 4. Evitar utilizar prendas muy ajustadas. Las prendas que nos quedan muy prietas obstruyen la circulación y dificultan la correcta expulsión de los líquidos, siguiendo los cauces habituales del organismo.

5. Mantener un estilo de vida equilibrado. Debemos adquirir hábitos beneficiosos para el correcto drenaje de líquidos a través de ejercicios tan sencillos como “terminar cada ducha con un chorro de agua fría en las piernas o evitar la comida precocinada”, tal y como indica el coach de Krissia.