Cincuenta años después

CONSTITUCIONALISTAS DINAMITARÁN BANCOS SI LOS ATACAN

Los constitucionalistas declaran estado de alerta extrema desde que anoche el presidente Francisco Caamaño Deñó dijera por la radio constitucionalistas que “debemos continuar en pie de lucha reforzando de más en más nuestra capacidad de resistencia” y revelara que los imbertistas objetan la enmienda que faculta al Gobierno Provisional a retirar las tropas extranjeras cuando lo estimare pertinente. Dice que en los acuerdos se garantizan las libertades públicas, el rápido retorno al orden constitucional y la defensa del principio de soberanía nacional. Trasciende que el capitán Germán García ha ordenado temprano hoy 28 de agosto reactivar los preparativos para volar con TNT y C-3 los establecimientos bancarios vitales del país en caso de que las tropas extranjeras ataquen y avancen. Se da por un hecho el inicio de la organización de un frente amplio por el retiro de las tropas extranjeras que accionaría desde que el Gobierno Provisional asuma el Poder Ejecutivo a principios de septiembre. Cuarenta y seis organizaciones suscribieron ayer un documento en el que acuerdan que su “tarea fundamental” es la de rescatar la soberanía nacional mancillada. Entre los suscribientes figuran los partidos de izquierda principales, el 1J4, el MPD y el CDP, y la confederación obrera Foupsa-Cesitrado. Mientras periodistas de Patria almorzaban en el restaurante Lina con el comandante Manuel Ramón Montes Arache, un hombre rana informa que se había desatado un intenso tiroteo en las inmediaciones de Transportación, en la calle Pedro Livio Cedeño, dominada por los imbertistas. El presidente Caamaño Deñó se reunió a puerta cerrada con representantes de los partidos principales, entre estos el PRD y el PRSC, y de su parte Héctor García Godoy departió con dirigentes obreros en el Hotel Comercial. La atmósfera reinante en la zona constitucionalista es ambivalente: por un lado los indicios indican una solución inminente, y por otro lado otros indicios conducen a pensar que la solución podría demorarse.