Circula obra de Bernard Diederich

http://hoy.com.do/image/article/195/460x390/0/F07BF05E-E9D3-441B-A67C-ECA346E2D332.jpeg

El periodista neozelandés Bernard Diederich puso a circular anoche el libro “Una cámara, testigo de la historia”, en un acto donde destacó que desde el retiro de la fuerza de ocupación estadounidense en 1966, no ha sido fácil, pero que a los dominicanos le ha ido mejor que a otros países que han sufrido largas dictaduras seguidas por la anarquía.

Al poner en circulación la obra Una cámara, testigo de la historia, en la Fundación Global Democracia y Desarrollo, donde estuvo presente su presidente Leonel Fernández, el periodista neozelandés advirtió a los dominicanos que los errores del pasado no deben ser olvidados y tampoco repetidos.

El libro fue presentado por el historiador y economista Bernardo Vega, quien destacó que la obra se concentra inicialmente en los años finales del gobierno de Rafael Trujillo, con sus meses de terror y violencia.

Manifestó que en la colección no fueron incluidas todas las fotografías que en algún momento estuvieron en su poder, ya que algunas se perdieron cuando fue arrestado en Haití por los “tontons macoutes”, por órdenes de Francois Duvalier.

Dijo que Diederich fue de los pocos periodistas extranjeros que visitó el país después del descubrimiento del Movimiento 14 de Junio.

El historiador explicó que la colección desde 1951-1966, supera todo lo que existe en los archivos del periódico El Caribe, prácticamente el único diario nacional en circulación en los años cincuenta, durante los últimos años de la dictadura y durante 1962.

Manifestó que el periodista Diederich tuvo la generosidad de entregar las fotografías sobre su experiencia dominicana, los textos sobre sus recuerdos, entre todas esas imágenes, el padre José Luis Sáez y escogieron las que aparecen en la obra.

Diederich narró que desde la prisión al aeropuerto y deportado sin permitirle visitar su periódico el “Haití Sun”, lo que le impidió salvar los valiosos negativos y fotografías.

Agradeció a la Fundación Global Democracia y Desarrollo y a la Fundación Cultural Dominicana, que lo ayudaron a hacer posible ese trabajo de periodismo literario, así como a Bernardo Vega, a los diagramadores Ninón de Saleme y a la Editora Corripio.

Dijo que todo libro lleva un mensaje, pero que ese es triste, el cual tiene que ver con un período caótico en la historia de la República Dominicana, comenzando con el generalísimo Rafael Trujillo Molina y los días finales de su dictadura.

El libro destaca el primer presidente electo democráticamente después de Trujillo, el profesor Juan Bosch, al cual considera un hombre extraordinario en cualquier sociedad.

Expresó que la transición de treinta y un largos años de dictadura hacia la democracia enfrentó muchos retos y exigió que prevalecieran mentes sanas que pensasen primero en el país.

Manifestó que a solo dos años del golpe de estado que derrocó a Bosch, los dominicanos comenzaron a pelear contra los dominicanos y el presidente de Estados Unidos, Lyndon B Johnson ordenó que sus infantes de marina y la 82 División Aerotransportada desembarcaran en la República Dominicana para evitar otra Cuba.

Sin embargo, dijo que a los dominicanos le ha ido mucho mejor que a otros países que han sufrido largas dictaduras seguidas por la anarquía, pero advirtió que los errores del pasado no deben ser olvidados ni repetidos.