Cita alternativas para reducir déficit

http://hoy.com.do/image/article/280/460x390/0/D6C63359-2700-40A6-BC46-FCC8EBE2750B.jpeg

POR LEONORA RAMÍREZ S.
En vez de aumentarle 3% a la comisión cambiaria como se propone  el gobierno para reducir el déficit fiscal que exige el Fondo Monetario Internacional (FMI), lo recomendable es disminuir el gasto estatal y revertir el manejo de la crisis bancaria, afirmó el economista Guillermo Caram. Asimismo, el ex gobernador del Banco Central considera que el gobierno también debe revisar la compra de la totalidad de las acciones de las empresas eléctricas Edenorte y Edesur.

Caram resaltó que el incremento de la comisión cambiaria, que pasaría de 10% a 13%, es ilegal porque viola las regulaciones del Código Monetario (promulgado en diciembre del 2003) que indican que, en un plazo de cinco años, éste debe eliminarse.

Expresó que la estatización de los depósitos bancarios, dispuesto por el pasado gobierno para salvaguardar a los ahogantes del quebrado Banco Intercontinental, ha conllevado la emisión de RD$105,000 millones, a pesar de los esfuerzos que hace el Banco Central para retirarlos con certificados de inversión.

Y en el caso eléctrico, Caram precisó, el déficit de ese sector se puede reducir revisando los contratos de las empresas distribuidoras.

“Las pérdidas se producen porque el gobierno compra energía cara y no la cobra, y si lo hace, gran parte tiene que entregarlo a Unión Fenosa, alrededor de US$5 millones, por la compra de Edenorte y Edesur. De manera que lo importante es revisar esos contratos para poder servir energía más barata”, expresó.

La República Dominicana y el FMI negocian desde el 2003 la firma de un acuerdo Stand by, mediante el cual el país recibirá US$1,000 millones de ese y otros organismos financieros, pero a cambio modificar sus políticas monetaria y fiscal, fortalecer el sector bancario y enfrentar la crisis del sector eléctrico.

Pero los empresarios tampoco favorecen el incremento del recargo cambiario  y de hecho la Asociación de Industrias de la República Dominicana considera que la misma atenta contra el crecimiento de las exportaciones y del sector productivo.

En ese sentido, Caram manifestó que el mismo encarece  el costo de producción de las empresas, o induce a otras a salir de competencia frente a los productos importados.

En consecuencia, aseguró, habrá más desempleo y menos capacidad de los dominicanos de satisfacer sus necesidades.

DEBILITANDO INSTITUCIONALIDAD

Pero esos no son los únicos componentes negativos de la disposición gubernamental, Caram también añade el debilitamiento institucional por el incumplimiento de las normativas locales.

“Estamos burlándonos de la precaria institucionalidad que nosotros mismos nos hemos dado, y estamos siendo víctimas de instancias contradictorias”, afirma.

Agrega que “estamos violando las normas internacionales de comercio, que están vigentes desde que se firmó el acuerdo del GATT y se creó la Organización Mundial del Comercio (OMC)”.

Caram expresó, además, que si las autoridades siguen con esa voracidad tributaria, violando las propias leyes dominicanas y los compromisos internacionales, el país será “un relajo” en cuanto a institucionalidad se refiere.

QUÉ ES Y CUÁNDO COMENZÓ

La comisión cambiaria es un cargo que impone la Junta Monetaria por las transacciones bancarias. Esa medida se dispuso en uno de los gobiernos del  presidente Joaquín Balaguer y era de 1.75%.

Durante la primera administración del Presidente Leonel Fernández (1996-2000) se llevó al 5%, y en la del ex presidente Hipólito Mejía (2000-2004) al 10%.

“Ahora se plantea incrementarla en un 3%, que la llevará al 13%, y eso implica un impuesto mayor que el mismo arancel, que es el impuesto declarado que se paga en las aduanas.

“Como las importaciones se pagan con dólares, se le pone un recargo a los dólares que se compran, de manera que es un impuesto disfrazado, y de acuerdo a las normas internacionales de comercio, la tendencia es hacia un arancel cero”.