Citan a estelares que no llegarán a Cooperstown

POR KEVIN HENCH 
Especial a FOXSports.com 
Cuando discutimos por un candidato particular para el Salón de la Fama, es una táctica común que se señale a los previos inducidos con números inferiores como prueba de que su muchacho debe llegar.

Es como decir, “Miren, ellos se equivocaron en 1957, así que vamos a arreglarlo aceptando a mi tipo también”.

El punto es que por cada nominado al Salón de la Fama, hay jugadores que han tenido carreras inferiores que ya han sido galardonados. Con eso en mente, he aquí una lista de jugadores estelares que tendrán mejores números que muchos inmortales, pero no llegarán a Cooperstown.

MIKE MUSSINA, P

Por qué es grande: El Sr. Consistencia está encaminado a su 14ta campaña seguida con cifras dobles en victorias. En ese período solo ha tenido una campaña perdedora. Tiene 214 triunfos y .639 en porcentaje de victorias. Ha ganado seis Guantes de Oro.

Por qué no llegará: Con 36 años, Mussina se ve destinado a terminar como Bert Blyleven (287), cerca de 300 y cerca de Cooperstown. Tiene 2-5 en sus últimas siete decisiones de postemporada con los Yanquis, motivando a los fanáticos a quejarse de él.

JAVY LOPEZ, C

Por qué es grande: La segunda oleada de Javy López ha sido mejor que la primera. Mucho mejor. Después de promediar .233 con 11 jonrones en el 2002, López registró .328 con 43 tetrabases y .687 de slugging. Fue la mejor campaña ofensiva para un receptor en la historia del béisbol. En su primer año con Baltimore registró .316 y 23 jonrones.

Por qué no llegará: Aunque pasará de 300 jonrones (tiene 244) y su slugging de .503 es espectacular para un receptor – Johnny Bench terminó con .476 – López sufrirá de haber jugado su carrera bajo la sombra de dos receptores inmortales – Pudge Rodríguez y Mike Piazza.

ALFONSO SORIANO, 2B

Por qué es grande: Soriano pegó 39 jonrones y se robó 41 bases en su segunda temporada en las mayores, quedando cerca del exclusivo club 40-40, que incluye dos futuros inmortales (Alex Rodríguez y Barry Bonds) y un reconocido autor (José Canseco). Soriano siguió ese año con 38 jonrones y 35 robos y e veía destinado a romper el récord de velocidad y poder. Después de 28 jonrones y 18 robos el año pasado con Texas, Soriano tiene ritmo de 46 cuadrangulares y 23 robos.

Por qué no llegará: El aspecto más atractivo de Soriano en su sorprendente 2002 fue que tenía 24 años. O eso pensábamos. Resultó ser demasiado bueno para ser verdad. El récord luego fue arreglado y Soriano tenía dos años más. Con 29 años y 136 jonrones junto a 144 robos, es poco probable que pueda registrar números de por vida que hagan que los votantes obvien su porcentaje de embasarse y problemas defensivos.

DAVID ORTIZ, DH

Por qué es grande: En tres cortas semanas el pasado octubre, Ortiz se estableció como uno de los mejores bateadores del clutch en su generación. Después de salir del purgatorio de Minnesota, Ortiz registró sluggings de .592 y .603 en sus primeros dos años en Boston. Es difícil pensar que en mayo del 2003 compartía tiempo de juego con Jeremy Giambi. El año pasado, Ortiz pegó 91 extrabases, o lo que es igual a dos más que Mark McGwire cuando ligó 70 en 1998.

Por qué no llegará: Gracias a esos genios en la organización de los Mellizos que no pensaron que Ortiz era un jugador de diario, el Big Papi llegó tarde al estrellato. Cumplirá 30 años en noviembre y tiene apenas 139 jonrones de por vida. Por el buen lado, ya se ha ganado un puesto permanente en el Salón de la Fama de los Medias Rojas.

VERSIÓN DIONISIO SOLDEVILA BREA