Citan dificultad para negociar
con Club de París

POR MARIO MENDEZ
El alto superávit en la cuenta corriente de la balanza de pagos podría convertirse en un elemento de dificultad en la renegociación de renegociación de la deuda externa dominicana con el Club de París, se informó. Se explicó que lo que busca la República Dominicana con la renegociación de la deuda externa bilateral, es aliviar la carga fiscal del gobierno.

Sin embargo, la tradición es que el Club de París no basa la renegociación de la deuda externa con los países en los problemas fiscales, sino en la falta de divisas del deudor para honrar sus compromisos internacionales.

Se explicó que por esa razón el FMI sobredimensionó la brecha financiera que tendría en el sector externo durante el presente año, luego de la firma del acuerdo suscrito a finales del 2003, al estimarla en unos 300 millones de dólares, como resultado de un abultamiento de la cuenta de errores y omisiones, en función de la alta fuga de capitales que se había producido hasta entonces.

El resultado ha sido, según se explicó, que el resultado de la cuenta corriente de la balanza de pagos ha desmentido la estimación de la brecha financiera por parte del FMI.

Se recuerda que el gobernador del Banco Central, en el discurso que pronunció con motivo del 57 aniversario de la creación del Banco Central, informó que al mes de septiembre del presente año se registró un superávit en la cuenta corriente de la balanza de pagos de 1,263.2 millones de dólares.

Según afirmó el gobernador del Banco Central, se estima que ese comportamiento de la cuenta corriente de la balanza de pagos se mantendrá hasta final del año, “con un nivel en torno al 7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Además, el gobernador dijo que “el resultado preliminar de la balanza de pagos global en el período enero-septiembre fue 158 millones de dólares, que continuará siendo positivo y lo estimamos en cerca de 200 millones de dólares al cierre del año”.

Este tema fue abordado en abril de este año por el economista Luis Manuel Piantini, quien dijo que las cifras del acuerdo con el FMI habían sido preparadas para que apareciera una brecha causada por el enorme negativo de errores y omisiones, que no se justificaba porque el programa con ese organismo internacional era precisamente para que no hubiera esa fuga.

También el banco de inversión Bear and Stearns planteó para ese entonces, en uno de sus informes, que el FMI había sobreestimado la brecha financiera del sector externo.

“Pero como el Club de París no renegocia por falta de cuarto en los gobiernos sino por falta de divisas en los países, había que mostrar una brecha que en la realidad no existe”, se explicó.

La renegociación de la deuda con el Club de París se cayó porque el país no presentó a los acreedores un plan para dar igual tratamiento a la deuda con el sector privado.

Las autoridades tienen el propósito de una vez firmen un acuerdo con el FMI, llevar a cabo una nueva renegociación con el Club de París.

La dificultad que se presentaría es que lo que motiva a las autoridades a llevar a cabo esta renegociación es aliviar la carga fiscal, pero lo que cuenta para el Club de París es si el país tiene o no divisas, y la renegociación se llevaría a cabo en momentos en que el país exhibe un alto superávit en su cuenta corriente de la balanza de pagos que bordea el 7 por ciento del PIB.