Citan retos deben afrontar ejecutivos para beneficio de empresas y del país

4D_Economía_30_5,p01

República Dominicana tiene el reto de formar directores empresariales que además de hacer competitivas las empresas en un mercado global, desde su cargo tengan la responsabilidad de generar un impacto social y ambiental positivo en beneficio del desarrollo del país. Además de que estos deben enfrentar los cambios que implica la era digital, debido a los constantes cambios que esta nueva realidad exige.
Así lo plantearon el presidente de la Asociación Nacional de Empresas e Industrias de Herrera, Antonio Taveras Guzmán, y el consultor colombiano en temas gerenciales Rolando Andrés Rocancio Rachid, durante sus intervenciones en la tertulia “Buenas Prácticas de Consejos Directivos Exitosos”, que organizó ayer la entidad empresarial con el apoyo de Barna Management School.
Taveras Guzmán destacó la importancia de fomentar la competitividad de las empresas en un mercado globalizado como el actual, en donde los ejecutivos empresariales tienen que estar en un continuo combate por los cambios más frecuentes y porque hay consumidores cada vez más exigentes.
Dijo que la tertulia fue un evento en el que se planteó la necesidad de crear un liderazgo empresarial capaz de provocar y fomentar esos cambios permanentes.
Asimismo, que ese nuevo liderazgo esté comprometido con el desarrollo del país, no solo con el de las empresas.
“No basta que yo como empresario gane dinero si el país va mal. Nosotros necesitamos empresarios que entiendan que diez millones de habitantes que hay en esta media lista tienen que comer tres veces al día, tienen que vestirse, tienen que beber, disfrutar de una vida digna. Si nosotros no tenemos empleados que disfruten de una vida digna, realmente será muy difícil nosotros competir”, dijo.
Enfatizó que la visión de los industriales de Herrera no es una que se limita al desarrollo de la capacidad interna de las empresas, sino que se desarrolle una República Dominicana más competitiva y un sector empresarial más comprometido con los cambios fundamentales que se deben registrar en el país.
De su lado, Rocancio Rachid dijo que en base a las tendencias actuales con relación a la juntas directivas, estas tienen retos importantes, sobre todo en países latinoamericanos, que van más allá de la clásica función de supervisión.
Agregó que las necesidades de todas las industrias, sobre todo guiadas por las necesidades de la era digital y de innovación que cada vez es más rápido, exigen un trabajo cada vez más activo de las juntas directivas para proveer a sus organizaciones de más agilidad estratégica, no solo para controlar eficientemente el presente, sino a la vez crear estructuras organizacionales para ir explorando de forma ordenada y metódica las futuras oportunidades.
Indicó que otro reto es lograr que las empresas tengan un impacto social y medioambiental positivo e intencionado, ya que no solo se busca que las compañías den empleos, sino que con sus operaciones cada una de sus decisiones tengan en cuenta su entorno, además de la rentabilidad de sus accionistas.