Ciudad, Cultura y Agenda 2030

Del 17 al 19 de julio, Santiago acogerá la celebración del Encuentro Internacional “Ciudad, Cultura y Agenda 2030”. Las ciudades miembros del Centro Iberoamericano de Desarrollo Estratégico Urbano (CIDEU) intercambiarán experiencias. Pasaron 14 años para que la “Ciudad Corazón” fuera visitada nueva vez, por alcaldes, ministros, concejales, y autoridades. Desde San Sebastián, hasta Buenos Aires y Santiago de Chile, llegan líderes en verano cuando más de 120 mil dominicanos de la diáspora habitualmente nos visitan para redescubrir su territorio originario.
Momento oportuno para demostrar la reconocida gracia, garbo y gentileza santiaguera. Para evidenciar nuestras mejores sonrisas y exponer lo que nos hace una de las mejores ciudades para la cultura y la alegría de Centroamérica. Los estudios 2019 del Santiago-Barómetro del nuevo Plan Estratégico 2030, subrayan que Santiago ha resurgido como ciudad que la gente identifica como muy buen lugar para vivir.
Para 425 artistas y miles de ciudadanos, Santiago es alma, corazón y alegría. Somos territorio que agrega?valor a sus industrias creativas, una cantera para las artes escénicas y visuales. Igualmente una esencia de merengues, bachatas, sones y vibrantes ritmos urbanos. Escuela de gestores culturales vanguardistas. Ciudad de patrimonios que cuentan su historia y le hablan con autenticidad a una ciudadanía que reconquista espacios públicos para lograr desarrollo y calidad de vida.
El marco conceptual presentado por CIDEU para enmarcar el Encuentro Iberoamericano subraya que la cultura se relaciona con lo que llamamos el modo de ser y el modo de existir de las sociedades. Igualmente se vincula con sus patrimonios materiales e inmateriales, con su diversidad etnohistórica, su creatividad y con la producción y trasmisión de tradiciones y conocimientos. Cultura es el ámbito constitutivo de la identidad de las ciudades, de su cohesión social y educación.
CIDEU convoca a ubicar la cultura al centro de la estrategia de desarrollo. A utilizarla como medio para poner en valor los patrimonios, sean estos “materiales” como las edificaciones históricas, igualmente “inmateriales” como el genuino carnaval santiaguero o las décimas cibaeñas del poeta popular Juan Antonio Alix.
Cultura como recurso, escenario y fin del desarrollo contribuye a fomentar convivencia social que fortalece la identidad local y al mismo tiempo permite a la ciudad encontrar su singularidad competitiva, mejorar calidad de vida, atraer visitantes y posicionarse globalmente. El desafío es construir ciudades incluyentes. Que tengan convivencia pacífica. Sociedades tolerantes y resilientes como condición y resultado de expandir el potencial de la cultura como generadora de prosperidad.