¡¡Ciudadanos dominicanos: empoderémosnos!!

GUILLERMO CARAM
GUILLERMO CARAM

Interpretando a Latinobarómetro, la confianza para sostener y perfeccionar nuestra democracia recae más en instancias ciudadanas que en partidos e institucionesoficiales; lo cual debe traducir una mayor y más activa participación y empoderamiento ciudadano en decisiones sobre políticas de interés público.

Latinobarómetro midió que solo 14% de la ciudadanía tiene confianza en partidos y 30% en instituciones electorales. En cambio, la confianza es mayor en instancias ciudadanas: iglesias (68%), medios de comunicación (44%) y ONG (35%). Gobierno y Justicia están entre dos y tres veces por debajo de estas instancias.

Los riesgos de la desconfianza en instituciones oficiales se potencializan ante el complicado sistema electoral montado en base a dos leyes aprobadas tardías y a conveniencias particulares.

Resulta pues imperativo alentar Empoderamientos Ciudadanos para lograr mayor participación en decisiones sobre políticas de interés público a fin de preservar y perfeccionar nuestra democracia, social y económicamente; partiendo de signos ya observados.

Ejemplo de ello son Asociación para el Desarrollo (APEDI) y EDUCA emanadas del empresariado responsable; Coalición Democrática para Regeneración Nacional constituida predominantemente por comunicadores y el reciente Movimiento Ciudadano por la Transparencia del Sistema Electoral integrada por varias ONG.

APEDI propuso una Agenda Regional con planteamientos sencillos y precisos envidiables por partidos y políticos carentes de propuestas o con propuestas complejas que dificultan captación de mensajes esenciales: Ampliación y modernización de puertos regionales de Manzanillo, Arroyo Barril y Puerto Plata; Ferrocarril; Gestión de residuos sólidos; Centros de Comercialización Agropecuaria; Sistema de Presas para garantizar seguridad hídrica y control de inundaciones; Titularización de propiedades;etc.

EDUCA ha sido insistente en dibujar el drama educativo que enfrenta la educación nacional a pesar de mayores inversiones, ahora desnudada con las pruebas PISA (Programmefor International Student Assessment) que nos coloca entre los peores sitiales mundiales.

La Coalición Democrática para Regeneración Nacional propugna por una cuidadosa coalición política entre grupos auténticamente opositores y dirigentes no estigmatizados con corrupción; frente a otras iniciativas similares que mezclan grupos contrapuestos en el orden ideológico programático, pero sobre todo, ético.

La nueva instancia ciudadana surgida esta semana integrada por varias ONG promete dar seguimiento al celoso cumplimiento a disposiciones constitucionales y legales vigentes en materia electoral por instituciones electorales, partidos y ciudadanos.

Estas iniciativas ciudadanas merecen ser alentadas y emuladas para sostener y perfeccionar nuestra debilitada democracia evidenciada por Latinobarómetro en la baja intención de concurrir a votar (35%), que menos del 50% apoya la democracia y más del 50% son capaces de apoyar otros sistemas, incluso corrupto dictatorial, con tal de que les resuelvan nuestras graves urgencias: centradas en delincuencia, desempleo e insatisfacción de necesidades, principalmente de salud y educación.