Clase media recibe más apagones

POR GERMAN MARTE
Mientras los sectores de clase media pegan el grito al cielo por las alzas en la factura eléctrica y los apagones cada vez más prolongados, residentes en los barrios marginados de la zona norte del Distrito Nacional que reciben un servicio subsidiado por el Estado afirman que el suministro les ha mejorado sustancialmente, sobre todo durante la noche.

Moradores de los sectores Villa María, Capotillo, Luperón, Espaillat, Gualey, La Ciénaga y 27 Febrero dijeron que han disminuido considerablemente las horas de apagones en las últimas semanas, sobre todo en horario nocturno, después que los grupos comunitarios se reunieran con representantes del sector energético.

Los dirigentes comunitarios Alexis Rafael Peña y José Cuello explicaron que la mejoría en el servicio energético se produjo tras un proceso de negociación con la Empresa Distribuidora de Energía (EDE-ESTE), la Corporación Dominicana de Empresas Estatales Eléctricas (CDEEE), la Superintendencia de Electricidad y los grupos representativos de la zona norte del Distrito Nacional. El gobierno también pagó RD$60 millones a las distribuidoras para garantizar el suministro de al menos 18 horas de energía a los barrios carenciados.

Minerva Santana y Sixto Jiménez, del sector Capotillo, afirmaron que hay menos apagones en comparación con otros tiempos, en los que sufrían interrupciones de hasta 24 horas corridas. Dijeron que ahora se sienten más seguros.

Asimismo, Manuel de la Cruz, mecánico residente en el Ensanche Luperón, manifestó que el suministro de energía en el sector ha mejorado considerablemente y afirmó que la mejoría en el servicio estimula a que la gente pague la factura eléctrica.

Eufrasio Guzmán, barbero del ensanche Espaillat, sostuvo que hasta hace poco los apagones se extendían hasta por 20 horas, pero de un mes para acá es diferente. Esto, expresó, ha redundado en una mejoría en su negocio.

En Gualey, Danger Contreras, dueño de colmado, dijo que el servicio ha mejorado por lo menos en 75% en comparación con semanas anteriores, cuando los apagones duraban hasta 18 horas. Esto ha contribuido a mejorar las ventas, además, ha contribuido a disminuir la delincuencia, pues los tígueres prefieren la oscuridad para cometer sus fechorías.

Mientras que Indiana Manzueta, residente en La Ciénaga, indicó ahora los cortes de energía se producen en la mañana y se extienden hasta las cinco seis de la tarde, pero no se va de noche.

También en el 27 de Febrero están recibiendo más horas de energía. Carmen Lina, estilista, afirmó que la electricidad ha mejorado más de 80%, “antes los apagones duraban desde las seis de la tarde hasta las diez de la noche; ahora se va a las seis y ya a las siete o las ocho hay luz. Ha mejorado bastante”, empero observó que la delincuencia sigue azotando al sector.

El comerciante William Jiménez dijo que a pesar de que apagones siguen, la duración es menor, “indiscutiblemente la luz ha mejorado”.

De su lado, Isabel Sabater, del barrio Villa María, sostuvo que ahora casi no hay apagones, contrario a meses anteriores cuando los apagones tenían a los residentes en los barrios al borde de la desesperación.

José Cuello del Instituto para el Desarrollo Comunitario y Alexis Peña del Centro para la Paz, la Tolerancia y el Desarrollo (CEPATODE) precisaron que la mejoría en el suministro de electricidad a los barrios marginados de la zona norte del Distrito Nacional se produjo luego de un proceso de negociación entre las organizaciones que integran el Foro Interbarrial Permanente (FOINPE) y representantes de EDE-ESTE, la Superintendencia y la CDEEE, y a pesar de que aún no han llegado a un acuerdo definitivo, lograron que la empresa distribuidoras se comprometiera a suministrar por lo menos 18 horas diarias de energía.

Además de suministrar más horas de energía, las organizaciones de la Zona Norte reclamaron a EDE-ESTE una amnistía sobre deuda a los barrios carenciados.

Cuello y Peña precisaron que el consumo de energía en la zona asciende al equivalente de RD$18 millones mensuales, de los cuales el gobierno se ha comprometido a subsidiar RD$14 millones.

Indicaron que a partir de la realización del 10 de abril, cuando se realizó el foro sobre apagones y delincuencia en la Zona Norte, la situación de los apagones ha mejorado considerablemente.

Peña destacó que gracias a la mejoría en el suministro de energía las escuelas y colegios de la zona, las iglesias y los grupos comunitarios pueden ahora desarrollar sus actividades con cierta normalidad. Además se ha reducido la delincuencia y la ocurrencia de tiroteos en horas nocturnas. Sin embargo, recordó que los sigue pendiente la realización de una serie de obras como son la construcción de politécnicos y equipamiento de hospitales en la zona.

Sin embargo, en otros sectores como Villas Agrícolas, sus residentes se quejan por los prolongados cortes de energía. Dijeron que los apagones duran entre ocho y diez horas corridas. Además, las variaciones en el voltaje mantienen preocupados a los usuarios del servicio, según expresaron Alenio Fulcar y la doctora Bianny Piñeyro.

Piñeyro indicó que las tandas de apagones son prolongadas en el sector, sobre todo durante las noches, a pesar de que pagan por el servicio.