Cleveland Pitcheo es interrogante

La gerencia de los Indios de Cleveland hizo un par de movimientos interesantes en el receso de la campaña con el fin de mejorar la escuadra, pero sus posibilidades de competir lucen remota.

Durante la temporada muerta, la tribu agregó al veloz jardinero Michael Bourn, además de los veteranos Nick Swisher, Mark Reynolds y Jason Giambi.

 Sin embargo, esa ofensiva no luce tan sólida para poder contrarrestar la embestida de los Tigres de Detroit y Medias Blancas de Chicago, equipos que deben batallar por el liderazgo de la División Central de la Liga Americana.

El dominicano Carlos Santana, de 26 años, será otra vez una de las caras importantes al momento de producir las carreras. Por eso, su tiempo de juego debe ser alternado entre la receptoría y la primera base, para que sus estadísticas no se vean estropeadas.

Santana despachó 18 jonrones y 76 empujadas el año pasado, aunque esos números fueron inferiores a los que colocó en 2011, cuando dio 27 bambinazos y remolcó 79. Su problema consiste en sus pobres promedios de bateo.

Santana tiene mucho conocimiento de la zona de “strike”, condición que le favorece para en el futuro sobrepasar los 100 boletos. Su mayor total fue de 97 en su segunda temporada en la liga.

Ofensiva. Los Indios tendrán capacidad para fabricar carreras. Bourn, quien debe ser el bateador abridor, será una molestia para los contrarios por su velocidad en las bases, amén del supercontrato que le dieron.