Coalición necesaria

Dr. Nelson  Rodríguez Monegro.
Dr. Nelson Rodríguez Monegro.

El país demanda, sin dilación, un programa de gobierno que contemple el abordaje de los temas prioritarios de la nación. Entre estos, sin lugar a dudas, está el fortaleciendo institucional. Propiciar una verdadera separación e independencia de los poderes; que funcionen como contrapeso del Poder Ejecutivo, sin obstruirlo, pero permitiendo un verdadero debate con transparencia y objetividad de los diferentes problemas de la nación. Un Congreso Nacional donde exista la más diversa representación de la sociedad y actúe como tal; Un poder Judicial eficiente, eficaz y efectivo; que opere en el marco de la ley y el genuino derecho, pero para todos, sin privilegios por razones políticas, económicas, sociales, sin prejuicios, etc.; un Ministerio Público que represente los intereses de los ciudadanos, que actúe sin dilación, hasta por el simple rumor público, de manera prístina, creíble, alejado de toda sospecha. Por la calidad de la educación; un sistema sanitario que dé respuestas a las necesidades de la población, inclusivo. Una Seguridad Social de la cual el país se sienta orgulloso, que deje de primar el vulgar negocio y la renta asegurada para la oligarquía económica, en detrimento de los afiliados. Un plan ejecutable de agua potable para los pueblos, saneamiento básico, tratamiento de agua residual; protección real del medio ambiente; empleos formales. Plan de viviendas de bajo costo; seguridad alimentaria. Pacto fiscal de verdad, control y calidad del gasto, inversión pública, que ponga la mirada en el endeudamiento público, externo e interno. Ataque frontal y decidido al nepotismo, la corrupción y la impunidad, y un gran etcétera.
Se habla de alianza de “macos con cacatas”, cuando se unen o pactan partidos que tienen historia de contradicciones en lo ideológico, en la cosmovisión de los problemas nacionales y las propuestas de soluciones, etc. aquí podemos encontrar partidos que se auto denominan de izquierda, los centristas de derecha y de izquierda, los de derecha, los ultra conservadores, los partidos verdes, y otros; que se alían con el solo objetivo de evitar que otro gane, porque se reparten el Estado como botín de guerra u otra conveniencia, que no es necesariamente la del pueblo en sentido general.
En la historia tenemos muchos ejemplos, quizás quien inició esa práctica, post tiranía, con éxito, fue el Dr. Peña Gómez, que se alió hasta con el partido de Wessin y Wessin, por citar uno, cuyo líder confrontó a los constitucionalistas del 65, que buscaban reponer sin elecciones el gobierno del profesor Juan Bosch, derrocado en 1963, líder del PRD del momento. Luego el pacto del PRSC y el PLD en 1996 (¿ese no fue de macos con cacatas?), y así se han sucedido una serie de alianzas de partidos antagónicos. Dónde ha estado el pecado, que no han sido bajo un acuerdo programático, donde se contemple todo lo anteriormente señalados y otras cosas.
En la historia tenemos muchos ejemplos, quizás quien inició esa práctica, post tiranía, con éxito, fue el Dr. Peña Gómez, que se alió hasta con el partido de Wessin y Wessin, por citar uno, cuyo líder confrontó a los constitucionalistas del 65, que buscaban reponer sin elecciones el gobierno del profesor Juan Bosch, derrocado en 1963, líder del PRD del momento. Luego el pacto del PRSC y el PLD en 1996 (¿ese no fue de macos con cacatas?), y así se han sucedido una serie de alianzas de partidos antagónicos.
Y esto lo han hecho todos los partidos mayoritarios del sistema, incluidos los minoritarios, con honrosas excepciones.
De modo que no se puede ser psicorígido, inflexible, en política. Claro está, lo que no debe aceptarse es algo que vaya en contra de principios, valores y ética. Por eso la necesidad de que los acuerdos, alianzas y pactos deben ser bajo un accionar programático y de compromiso de todos, dije todos.