Cocina
Los calamares, reyes de los
mares  y  de las cocinas

http://hoy.com.do/image/article/135/460x390/0/785D0E60-5C54-4873-B58B-3CC4B803194F.jpeg

Cocinas tan distintas como la  japonesa, la italiana y la mexicana tienen algo en común: todas rinden honor a los calamares. Y es que esta especie marina es  muy apreciada en todo el mundo.

Se pueden consumir fritos, a la plancha, guisados, cocidos, al vapor, salteados o en sopas.

Además, aceptan bien el ajo, la cebolla, el tomate, el pimiento y el aceite de oliva.

Su cuerpo en forma de pequeña bolsa o saquito, los convierte en un alimento  muy apropiado para rellenar. Mas, si son cocinados fritos o a la plancha es mejor consumirlos al momento, ya que si no quedan secos y blandos.

Manipulación.  La higiene es esencial al preparar platos con calamares. Su limpieza comienza por el lavado de la bolsa, teniendo especial cuidado al retirar la bolsa de tinta, para usarla posteriormente en la salsa. Para su  cocción se recomienda hacerlo hasta que su carne presente  una textura al dente.

Recetas

Calamares rellenos al vino

2 libras de calamares tamaño pequeño.

3.5 onzas de jamón serrano

2 manzanas ácidas y 3 tomates maduros

 Perejil, almendras y 2 cebollas medianas

4 dientes de ajo y  perejil fresco

6 cucharas de aceite de oliva

Sal, pimienta y curry

Vino blanco

Preparación:  Limpie los calamares. Pique  las aletas y las patas. Corte el jamón y ralle las   manzanas.  Pique la  cebolla  y dos  dientes de ajo. Ponga 2 cucharadas del aceite en una sartén y dore ligeramente el ajo.  Añada el jamón y después el calamar picado. Una vez que se haya sofrito, añada la cebolla, la manzana, las almendras y el vino. Cuando la cebolla esté tierna,  escúrralo todo en el colador y reserve el caldo que suelte. Cuando el picadillo esté seco, rellene los calamares con él.  Cocine a fuego lento durante  30 minutos.

Calamares fritos

8 calamares pequeños y limpios  

1/2 litro de leche

Harina de trigo    

2 huevos  batidos  

2 dientes de ajo picados finamente  

2 tazas de cáscara de limón rallada

1 taza de pan rallado 

Aceite para freír

Preparación:  Corte los calamares en rodajas finas  y déjelos 2 horas en leche tibia, para que se pongan tiernos. Luego, lávelos, séquelos y rebócelos con harina de trigo.  Prepare una mezcla con huevo, ajo y ralladura de limón y pase por ella los calamares enharinados y, por último, rebócelos con el pan rallado, sacudiéndolos para eliminar el pan sobrante.     En la sartén, caliente el aceite y fría los calamares durante un minuto  o hasta que se doren un poco. Retírelos, con la espumadera y escúrralos en un plato hondo sobre papel de absorbente.

Qué tomar

Licor de banana

1/2 libra de azúcar

1/2 litro  de agua

1/2 litro de alcohol

6 guineos  y esencia de vainilla

Preparación: Pele las bananas y córtelas en rodajas. Coloque en un frasco junto con el alcohol, el agua y el azúcar. Deje reposar por 10 días. Filtre y agregue la vanilla. Embotelle  por un mes.

Estudio revela que comer calamares reduce el  riesgo de padecer ceguera

Los calamares contienen taurina, que es un aminoácido que se encuentra en los moluscos, pero sobre todo en los calamares, y es muy beneficioso para la salud. La taurina ayuda  a combatir el deterioro de la vista y mejora la visibilidad nocturna.  Además, este aminoácido estimula las secreciones de insulina y controla el contenido de azúcar en la sangre, combatiendo de este modo la diabetes.

Los calamares son  ricos  en proteínas, minerales y vitaminas

Los calamares  son ricos en proteínas de alto valor biológico y  en minerales como el sodio y fósforo.

Además, contienen pequeñas cantidades de vitaminas B3, B12, A y E.

Sin embargo, el consumo de  calamares no es recomendable en  personas que padezcan de  colesterol alto e hipertensión arterial.

Respecto a   su aporte energético, es  muy bajo y apenas tiene hidratos de carbono.

Consejos

Las verduras.

Siempre es mejor conservar sus hierbas y especias dentro de recipientes de vidrio opaco o cerámica, con tapa hermética, en lugares frescos, secos y oscuros. De este modo, podrá contar con su sabor inigualable por mucho más tiempo.

El pescado. 

No cocine el pescado a altas temperaturas, pues destruye sus nutrientes. Cocínelo  al horno o al vapor salpimentado y espolvoreado con condimento para pescado.

Las berenjenas. 

No las pele antes de cocinarlas pues se oxidan y toman sabor amargo. Cocínelas  al horno, luego quítele la piel y sírvalas con aceite y  vinagre.

Al cocinar huevos. 

Hágales un agujero diminuto  con la punta de un alfiler para que no revienten.