Cocina
Pan rallado, muy útil en la cocina

http://hoy.com.do/image/article/487/460x390/0/E735AFC9-D9A8-4FFB-8A26-1720F04A3695.jpeg

El pan molido se suele utilizar en la cocina para dar una capa crujiente a los alimentos.

Su textura harinosa se emplea en la elaboración de diferentes platos, con la intención de proporcionar una costra dura al freírlos. Además, tienen un sabor exquisito, que se  puede realzar con diferentes ingredientes.

Existen dos técnicas culinarias bastante efectivas para la preparación del pan rallado en la cocina:

Empanado. Generalmente cuando se utiliza pan rallado sobre un alimento que posteriormente se va a freír.  Esta técnica, denominada  “empanado” o empanizado consiste en dar una capa de harina, otra de huevo batido y posteriormente la de pan rallado, y  se utiliza con piezas de carne como pechugas de pollo, bistecs de ternera y chuletas o lomo de cerdo.  También se emplea para dar la última capa a fritos como las croquetas, las milanesas, en otras ocasiones se emplea como medio aglutinante de esta forma se puede emplear en la masa cárnica de las albóndigas, o para dar consistencia a los gazpachos, entre otros alimentos.

Gratinado.  El pan molido o rallado también puede utilizarse para gratinar elaboraciones en las que, una vez terminado el asado o gratinado del plato, se quiere que tengan  una superficie crujiente. 

 Puede emplearse igualmente para  espesar   salsas de carne como por ejemplo el “ gravy” que se le echa al pavo, el xató, así como en el de sopas frías, como puede ser el salmorejo o las sopas de ajo.