Coctelera

Buen día, mi querido Magino. Creo, viejo paciente, que está medio chueco eso de que no habrá médicos especialistas para atender a los clientes del Seguro Familiar de Salud, supuesto a comenzar el primero de mayo venidero. Tengo para decirle que con todo y los problemas que se presentan -y los que se presentarán- ese seguro debe comenzar en la fecha fijada y que se corrijan los entuertos sobre la marcha. De otra forma, el tan necesario seguro no comenzará nunca… 

La ausencia de especialistas para atender a los asegurados, según opiniones del Colegio Médico Dominicano (CMD) se debe a cuestiones puramente económicas. Se alega que a los médicos pagarían 175 de los hediondos por consulta. De acuerdo al CMD, con especialistas y todo, se ha hecho una propuesta de 400 tulipanes. Y se había dicho que el usuarios del servicio tendría que cubrir la suma de cien cocos cada vez que consultara al profesional. Entiendo, viejito vagabundón, que eso de tener que pagar cien pesos por consulta, a cargo de usuario del servicio, es una barbaridad. Como lo es, también, aspirar que un especialista cobre 175 cada vez que ofrezca sus atenciones profesionales a un consultante. Cobrar 400 pesos por sesión, de acuerdo al costo actual del ejercicio, luce una suma equilibrada. Lo cierto del caso es viejo charlatán, que el gobierno tiene que usar toda su voluntad política para que esta vaina del seguro familiar de salud comience en armonía con los médicos. Y no vamos a negar que en esa clase profesional también existe una ñoña pugna de intereses que manda madre, pues según hay en el transporte lo que se llama empresarios-sindicalistas, entre los médicos también existen quienes son más hombres de negocios que puros galenos…  ¿Qué aplicarán todo el peso de la ley a quienes violen las tarifas del transporte público? ¿Todo el peso? Ojalá que nada más le apliquen cincuenta centavos…  Aunque mucha gente a lo mejor no lo cree, un helipuerto es necesario en la capital. Y a lo mejor más de uno. Serían usados por turistas, hombres de negocios, medidas de seguridad y hasta por enfermos que necesitan traslados urgentes, sobre todo después que el aeropuerto doméstico de Herrara fue enviado a casa del carajo. Puede que la plaza Omar Torrijos, del Malecón, no sea el mejor sitio, aunque nadie, antes, se preocupó como se preocupa ahora por esa plaza, una auténtica cuerería en plena ciudad…   Magino, a mi oficina llega un fax enviado por el señor Vitico Frómeta, quien muestra sorpresa por el hecho de que no se haya publicado que Branch Rickey Junior anunció en el país el ascenso de Jackie Robinson a las Grandes Ligas. Según Frómeta, Jackie Robinson llegó aquí con el Montreal y entonces se produjo su ascenso a las Mayores. Bien, caro Magino, aunque solo invoco memoria, me parece que al amigo Frómeta se le cruzó un cable…  Jackie Robinson subió a las mayores, rompiendo la barrera racial, en 1947, año en que fue escogido el novato del año, con un bateo de 297. Los Dodgers vinieron al país en 1948, para el entrenamiento primaveral y se hospedaron en el Jaragua, como escribe Frómeta. Su sucursal de AAA, el Montreal, vino para hospedarse en el San Cristóbal de la ciudad sureña. Robinson entrenó en La Normal, como casi todos los esquivadores. En su primer año de Grandes Ligas, Robinson jugó en la primera base. Aquí se decidió que en 1948 lo haría en la intermedia, pues Eddie Stanky fue canjeado. No es cierto que el cambio se produjera porque Stanky dijera que no jugaba con negros. Jugó toda la campaña de 1947 con Robinson. Stanky contrajo aquí una neumonía y fue llevado a su país. Para reemplazar a Robinson en la inicial, los Dodgers subieron a Gil Hodges, quien figuraba en la plantilla de los Reales. El amigo Frómeta recuerda a Don Newcombe, quien vino con Montreal y sería una futura estrella de los Dodgers. También recuerda a un lanzador apellidado Podbelian. Se trata de Clarence -Bud- Podbelian. Y cuando habla del bateador que no sacaba la bola del río, en San Cristóbal, con seguridad que se refiere a Kevin -Chuck- Connors, luego estrella de la pantalla en “Arresto y Juicio” y “El Hombre del Rifle”. Amén…q El diputado reformista Ito Bisonó presentará un proyecto de ley por virtud del cual se concedería una pensión del Estado a los deportistas José Luis Rueda Méndez (Pepe), Guillermo Martínez Guerrero y al boxeador apodado Kid Colorao, cuyo nombre no recuerdo en estos momentos. El proyecto es de la autoría del antiguo legislador Domingo Porfirio Rojas Nina. Es un proyecto muy justo, que ojalá reciba el pronto respaldo de los senadores y diputados. Rueda Méndez es un antiguo cronista deportivo, de largo ejercicio en el desaparecido diario La Nación, en La Voz Dominicana y en otros medios de comunicación social. Se especializó en deportes de aficionados. Guillermo Martínez Guerrero fue un lanzador derecho que participó en seleccionados nacionales que viajaron a Venezuela, El Salvador y México, siempre defendiendo los colores patrios. Tuvo breve actuación, como profesional, con el Escogido y las Estrellas Orientales. Kid Colorao, de San Cristóbal, fue un peso ligero de larga actuación en los cuadriláteros locales y aún se recuerdan sus cerradas peleas con Rafael Herrera, el zurdo apodado Cuero Duro, el Cuero Duro de verdad. Los tres deportistas pasan hoy difíciles situaciones económicas y sería muy justo que el Estado les retribuyera los tantos servicios que le prestaron a la nación. Amén.