Coctelera

El gasoil, mi querido viejo, va hacia arriba, como el slogan del cigarrillo aquel. Con el tablazo que le dieron la pasada semana, ni modo, llega a los 52 pesos el galón, pues supongo que a nadie se le ocurrirá reclamar los dos cheles sobrantes después de pagar 51.98 de los hediondazos. Yo sé quién está contentísimo con eso del alza en el precio del gasoil, pues considera que se “sinceriza” el valor de ese combustible. Cuando el mismo llegue a los 75 pesos por galón, pues echaremos otro parrafito sobre el particular. Mientras tanto, a los oficialistas debe reconfortarlos la vaina esa que dice Amaury, que sin modificación de la ley de hidrocarburos, nunca podrá bajarse el precio de los derivados del petróleo. Y esa ley no será modificada. Así, pues, a joderse tocan…. ¿Podrá saberse cuánto pagaron o pagarán los accionistas minoritarios por el control de la ARS Humano? Oscar Lama Saieh, por los accionistas locales y Gustavo Palacino A., del grupo colombiano SaludCoop EPS, anunciaron la adquisición de la aseguradora dentro del sistema de seguridad social dominicano, tras llegar a un acuerdo con la Superintendencia de Seguros, interventora de SEGNA. ¿A dónde va ese dinerito? ¿Al Banco Central o a la Superintendencia?… No debemos ser pesimistas. Cierto. Tenemos que luchar, sin descanso, para que las cosas mejoren. Luchar en forma denodada, no importa quien sea el rival. Por eso, Maginito, nos pone contentitos el pronunciamiento de optimismo formulado por los remesadores, exportadores, hoteleros de turismo y gente de zona franca. Y estamos seguros, completamente seguros, de que el optimismo de esa gente, además de contagioso, se convertirá en hechos muy beneficiosos para cuantos laboran en los sectores mencionados. Dado, Magino, que el dólar se cotiza a más de 40 podridos, se puede esperar que los creadores de optimismo duplicarán los salarios a sus empleados y funcionarios. A fin de cuentas, eso no será mucho, pues más que duplicados están sus ingresos en último semestre, solo por la devaluación del pobre peso viralata. Por eso, se puede considerar que hasta el 5 por ciento de contribución que fija el Estado por ley reciente, no es exageradito… El candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), doctor Leonel Fernández, no quiere hartarse de bolitas antes de tiempo. Por eso, desde su admirada Nueva York declara que iniciará una campaña dirigida a evitar un fraude electoral el 16 de mayo de 2004. Eso está bien y nada tiene de nuevo. El PRD solía hacerlo en los días en que el Doctor era el Mayimbe. Mientras más transparencia se le exija al tribunal comicial, mejor para todos. Eso no es intervención en los asuntos internos dominicanos. Las cuentas, muy claras. Total, no fue el PLD el sembrador de esa práctica, provocada por aquel pensamiento `doctoriano` de que las elecciones se ganan o se pierden en la JCE… El periodista José A. Torres escribe en El Nacional que el subsecretario del Tesoro del imperio, John Taylor, se reunió, entre otros, con jerarcas del PRSC, encabezados por su candidato presidencial Eduardo Estrella, y los señores Donald J. Read Cabral, Leonardo Matos Berrido y Guillermo Caram. Matos y Donald están entre los `suspendidos` dirigentes del PRSC. Choca, sin embargo, que la gente de La Casa no figurara entre los asistentes y sí, en cambio, bizcochitos de los cuales La Casa no quiere saber. Lo mismito puede decirse del PRD, pues se cita, entre los asistentes, al presidente Hatuey De Camps y Ramón Alburquerque, aspirantes a la nominación presidencial y Marino Mendoza. ¿Qué pasó con los perredeístas seguidores de don Hipólito? ¿Y con los pepehachistas? Aquí como que se juega una pelota rara. Y lo triste de toda esta vainita es que desde los partidos grandotes del sistema solo se mira hacia Washington hasta para ir al baño y no precisamente a lavarse las manos… Mire, Magino, el alto comisionado del béisbol de Grandes Ligas, Bud Selig, asistió al cumpleaños de Samuel Sosa, en Casa de Campo, República de La Romana. Entiendo que esa asistencia de Selig constituye una demostración inequívoca de que para la oficina del alto comisionado, el incidente en que se vio envuelto Sosa con la pendejada esa del bate con corcho que usó en un partido fue puramente accidental. Eso quiso reiterar Selig con su presencia. Si hubiera pensado que Sosa hizo la vaina esa exprofeso, no solo le hubieran castigado más duramente, sino que le hubiera hecho el claro a su invitación a Casa de Campo. Y se acabó por hoy.