Coctelera

Mi querido Magino, antes que vaya a olvidarlo, debo recordar alguna cosita en la que se involucra al secretario administrativo de la Presidencia, señor Alberto Atallah. Los inquietos muchachones que organizan los Juegos Deportivos Nacionales supuestos a efectuarse en Monte Plata el año próximo, acusan a Atallah de “bloquear” la entrega de veintiún millones de los podridos y cada vez más hedionditos. ¡Qué bueno es así, coger piedras par los más chiquititos! La gente que organiza el certamen da por un hecho que el presidente Hipólito Mejía autorizó a Atallah a entregar los 21 milloncejos y que el funcionario dice que no. Mire, viejito charlatán, esta vainita está más clara que el agua. El gobierno no tiene, ahora mismo, dónde caerse muerto, como reza el refrán y puede que el mandatario diga “dénle eso a Fidel Mejía y a su combo”, pero ¿de dónde carajo va a sacar Atallah ese dinero si no lo tiene disponible en cuenta alguna o el propio presidente, a él directamente, no le ratifica la orden? Esta no es una defensa de Atallah o cosa que se le parezca, pues tenemos entendido que el funcionario -que podrá no ser un manicito- sabrá defenderse a sí mismo. Pero está bueno ya de guayabas y demagogia… Por El Guanal, que nada tiene que ver con el guanajo, se asegura que el presidente Mejía dijo que agarrará la alta tasa del dólar por el pichirrí. Ha quienes creen que la tasa que se mueve por aquí está despichirrizada desde muchísimo tiempo. Y en cuanto al dólar se refiere, no pase por alto un hecho: el billete norteamericano, no importa su denominación, solo contiene la vera efigie de Washington, Jefferson, Lincoln o Franklin, todo medio cuerpo y, por tanto, si usted viene con la vaina esa de que agarra por el pichirrí, nadie se da o dará cuenta, pues tendrá que ser el agarre por debajo de la cara del billete y eso no es visible… Para los clientes cuyo consumo mensual sobrepasa los 300 kilovatios, la tarifa energética subirá un tres por ciento en diciembre. Es decir, un petit regalito navideño, aunque están prohibidas desde la esfera oficial hacia la calle. A los que consumen menos de 300 kilovatios, nada de aumento. Es justo. Desde luego, Maginito, no se apure mucho por todas estas pendejadas, pues con un alza de un tres por ciento mensual -que es lo visible por aquí- dentro de unos cuantos meses sólo podrán pagar la energía -o los apagones- quienes consumen menos de 300 kilovatios, pues la clase media se habrá jodido de tal manera que ni eso podrá hacer… El director del IDSS se queja por el hecho de que los suplidores de medicamentos no venden a crédito. ¿Por qué será? Eso sí que es un abuso, con un gobierno e instituciones descentralizadas que pagan “a la flor”… Mucha suerte al obispo emérito Juan Félix Pepén Solimán quien acaba de editar un libro, “Garabatos de Dios”, que tiene que ser interesantísimo, pues recoge vivencias de un prelado dominicano que es ejemplo de humildad y de sapiencia. Monseñor Pepén Solimán, columnista de HOY por años, fue obispo de la diócesis de La Altagracia y aun retumban sus expresiones durante los `doce años`, cuando en medio de abusos y atropellos contra campesinos por desalojos de tierras estatales, robadas hasta con títulos en parajes de Nisibón y Uvero Alto, pronunció aquellas expresiones tan criticadas por los geófagos: “El derecho de propiedad tiene que respetarse hasta tanto colida con el derecho a la vida”. Congratulaciones al amigo obispo y que Dios siempre le bendiga para bien de la Iglesia católica dominicana… El documento de los obispos -ya que hablamos de Iglesia Católica-, ¡por fin!, ¿es estudiado o aceptado por el jefe del Estado? Hablemos claro, como diría el inquieto Fuñi Fuñi Velázquez Mainardi por la televisión… Ahora tenemos, caro Magino, que el CODIA investigará las condiciones en que se encuentra el puente Juan Pablo Duarte, ya cerrado al tránsito. Suponemos que esa investigación podrá hacerla hasta el mensajero de la entidad profesional, pues son tantos los informes que se han presentado en relación con esa importante obra a la que el gobierno tendrá que imponerle la medalla de oro de la longevidad reconstructiva. De todos modos, Maginito, sería preferible, ya que somos tan locazos, que se buscaran unos chelitos para la reconstrucción del viejo y necesario puente, que estar pendejeando con el sueño aquel del ferrocarril Haina-Santiago o la construcción de la “ciudad turística” que uniría la zona colonial con Pajarito, los tanques de combustible, Sans Souci y que llevaría hasta tiendas de Cartier y otras mundialistas. Según un avivato gringo apodado “El Desarrollador”, quien tiene tantos buenos padrinos como ahijados tenía “El jefe”…