Coctelera

Buen día, don Magino del alma querida. Espere a las dos de la tarde de hoy la reanudación del bout Hernani-Vincho. ¡Cosa más grande de la vida, chicooo! Pata para la jueza que conduce el proceso: interrogar al ex-presidente Mejía a puertas cerradas. De esa manera le peló el billete a quienes hacían cerebro con joderle la pista al antiguo mandatario, aunque los mandaran a callar o se ordenara que los sacaran de la sala de audiencias. Veremos en que para esta vainita, caballeros…

Magino, Agripino Núñez, el obispo jefe de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra y mediador por excelencia en la mayoría de las crisis que sufrimos, se dio su viajecito por San Francisco y estuvo presente en el homenaje que los Gigantes tributaron al dominicano Juan Marichal. Hay chuscos de mala lengua que afirman que don Agripo no le pierde ni pie ni pisada al presidente Leonel Fernández, pero otros creen que el prelado católico se presentó en San Francisco a ver si era necesaria la mediación en algo de grandes ligas…

Hay gente tan relajada, pero tan relajada, que ya preparan una carta para enviarla la ingeniero Polón Muñoz, pidiendo a éste que acepte formar parte de un grupo que irá a San Francisco a protestar por el hecho de que la estatua de Juan la construyeran ´de grado a grado´…

Magino, ¡han pasado tantas cosas, que he olvidado alguito que quería comentarle! Se anunció la posibilidad de que el nuevo uniforme de la Policía Nacional sea diseñado y confeccionado por el mundialmente famoso modisto dominicano Oscar de la Renta. ¡Sopla, papi! Ese sí que sería un palo. Más palo que los que propinan los policías por cualquier quítame esta paja. Mire, Magino, esto sería tan espectacular, que ya me parece leer una tarjetita de algunos policías. Por ejemplo, “¡sargento Intercambio Rompehuesos viste de Oscar!” Mire, Maginito, en vista de esta medida para favorecer a la Policía, no estaría demás que se estudiara la posibilidad de que lo uniformes del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea fueran diseñados y confeccionados por otros modistos dominicanos de formidable calidad –que los hay–. Eso sí, viejito vagabundón, que todo sea por concurso. No, por nada…

Obras Públicas considera que el aeropuerto internacional Joaquín Balaguer (El Higüero) está listo para operar y que reúne las condiciones que se exigen en la materia. Aeronáutica Civil dice que si está listo la certificará. Falta ahora, viejo verde, la certificación más codiciada, la de los gringuitos…

 Rafael Kasse Acta fue un ciudadano de excepción. En su vida pública y en la privada. Sirvió a su país con una extraordinaria vacación, muy especialmente en el área académica. Aquí podrá haber nacido un dominicano tan honrado como Rafael Kasse Acta. Más honrado que él, es imposible. Fue diputado por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y durante dos períodos consecutivos jámas ofreció una nota discordante. Supo hacerse de amigos y hasta los más enconados adversarias de su partido lo respetaron. El PLD dedica a este gran dominicano que fue Rafael Kasse Acta el congreso partidario que se inicia hoy. Por respeto a la memoria de este ilustre dominicano, cabe esperarse que sus compañeros se comporten a la altura de su deber, que dejen de lado las pasiones y ambiciones personales y recuerden que la democracia necesita de partidos fuertes, unidos, coherentes, honrados. ¿O por qué cree usted, mi querido Magino, que este continente deja de creer en las agrupaciones políticas y corre el peligro de caer en manos de demagogos con valor y cierta entereza de carácter, listos a barrer con la corrupción que nos azota aunque implanten luego la soga?…

Mire, Maginito, no es verdad que Costa Rica exagera la nota cuando aprieta a su presidente Abel Pacheco por haber recibido regalos en República Dominicana y Estados Unidos. Puede que alguna gente crea excesivo el celo de los ticos, pero no pase por alto que la eterna vigilancia es un precio a pagar para que las cosas se hagan bien. Y América ya está harta de mandatarios que entienden que han llegado al mando para enriquecerse y enriquecer a los suyos y poco o nada les importa lo que digan la constitución y las leyes. El ejemplo de Costa Rica, viejo Magino, más tarde que temprano, se impondrá en este continente, aunque sea a tolete puro, y los presidentes sabrán que no cuentan con impunidad alguna.