Coctelera

Muy buenos días,  mi querido Magino. Entonces tenemos que el doctor Franklin Almeyda Rancier le envió un mensaje al expresidente Hipólito Mejía: “Los peledeístas no hemos visto todavía a un hombre con otro hombre en la boca”.

Almeyda dijo que escuchó a Mejía en un programa radial “con un lenguaje desaforado, como si habría que tenerle temor a las cosas que él dice y a la forma como las dice”. Pero bueno Magino, ¿qué carajo fue lo que dijo Hipólito que provocó la airada reacción del alto dirigente oficialista? Almeyda también retó a Hipólito para que dijera con quién anda y le aplicó el viejo y duro refrán de “dime con quién andas y te diré quién eres”. Caracoles Franklin, di tú con quién anda Hipólito o la próxima vez habla por señas…

Antiguos dirigentes  del desaparecido partido “14 de Junio” decidieron apoyar la candidatura presidencial del doctor Guillermo Moreno, sustentada por el Miuca. Oiga bien, caro Magino, el doctor Moreno no ganará las elecciones del próximo 16 de mayo, pero el joven abogado izquierdista tiene un brillante futuro político, si no lo alocan, muy especialmente en una etapa conocida como “la nueva izquierda”, que ya domina América del Sur, con las excepciones de Colombia y Perú…

Magino,  ¿se fijó usted en una infografía mostrada por HOY en su página 15B, edición de ayer martes? Aparecen mapas de América Latina, África y Asia con indicaciones en 37 países que “necesitan ayuda alimentaria urgente”. ¿Sabe usted, mi queridísimo viejo muerto de hambre, que la República Dominicana figura entre esos 37 países? Las indagaciones fueron hechas por la FAO. Usted puede estar seguro de que cuando la FAO se entere de que gastamos miles de millones de pesos en una campaña electoral, la ayuda alimentaria que nos suministrará a lo mejor consiste en un cargamento de aceite de ricino. Y sí, Magino, son miles de millones los que se gastan. Observe usted que un partido de pipiripao como el PRSC anuncia que ha gastado 800 millones de los hedionditos…

¿Qué pasa  con las monedas de 10 y 25 pesos? El Banco Central afirma que las facilita con regularidad, pero a cada rato se observa la escasez de las citadas monedas. Y ahora han sido puestos en circulación nuevos billetes de 20 cocos. Que recojan por completo los que circulaban, más hediondos que una cebolla podrida. Y Magino, haga que le devuelvan cuando usted paga, si vuelta hay que darle. No sea más pendejo de la cuenta, que ya no son cheles sino pesos los retenidos por la vaina esa de “no hay menudo”.