Coctelera

Mi queridísimo Magino, ¿qué le pareció la encuesta Gallup-HOY? La respuesta correcta está en el cristal que usted use para mirar la cosuanita esa. Por ejemplo, ahora a los perredeístas no les parece que los números de la encuesta se usan para desinformar.

Por el contrario, aplauden los resultados y los consideran, en gran medida, como conservadores, pues entienden que la situación nacional es peor, más durita, que la señalada por los resultados… Por ejemplo, el expresidente Hipólito Mejía, le entró a dos manos al peledeísmo y asegura que la “falta de escrúpulos” fue notoria en la campaña electoral en que Leonel le dio una pela de calzón quitao. Mejía asegura que jamás usó recursos del Estado en su campaña electoral, pero garantiza que el PLD sí lo haría…q La primera parte de la encuesta, publicada ayer, indica que el 72 por ciento de la población considera que la situación económica es mala y solo un dos por ciento de los encuestados cree que en el gobierno no hay corrupción. Lo serio de todo ésto es que el 26.7 por ciento afirma que hoy hay más corrupción que en los mejores días hipolitianos. Un 65.8 por ciento juzga que el país va por un mal camino mientras que el 27.1 por ciento estima que ese caminito es el bueno… Los resultados de la encuesta sacarán ronchas, más ahora que nunca, cuando el PLD saborea, en sus filas, el caramelito de la división por el asuntito ese de la reelección presidencial. Usted puede asegurar que algunos se irán de boca y no atacarán lo que ayer defendían en fuerza. En el perredeísmo pasará lo contrario. Y a fin de cuentas se probará que perredeístas, peledeístas y reformistas, como decía uno, “son los mesmos”, asimismo, los mesmos no los mismos… Maginito, entonces tenemos que Rafael Díaz Filpo le entró a dos manos al expresidente Mejía. Díaz Filpo llegó a decir que el expresidente llamó por teléfono a Danilo Medina y le pidió que el peledeísmo apoyara la nominación de Eddy Olivares como miembro de la Junta Central Electoral (JCE), posición que el presidium perredeísta había otorgado a Díaz Filpo, quien la había conquistado por mayoría de votos. Díaz Filpo fue debidamente serruchado y a Olivares, a quien calificó de “buen muchacho”, se le otorgó la posición en la JCE.. Por cierto, Magino querido, si alguien tiene que sentirse orgulloso por su paso por la JCE, ese es el doctor Salvador Ramos, a quien siempre se le atribuyó militancia perredeísta. Díaz Filpo dijo que Ramos no fue apoyado porque según el presidente del PRD, ingeniero Ramón Alburquerque, no se “portó bien” con su partido. Ese es tremendo crédito para el doctor Ramos, pues con quien tenía que portarse bien era con su país, con su propia conciencia y no con un partido determinado. Aleluya y congratulaciones al doctor Ramos. Y para quienes afirman que hay que acabar con la vaina esa de que jueces respondan a grupos determinados, muchas felicitaciones por todos lados… Maginito querido, ¿qué cree usted de los últimos acontecimientos políticos? ¿No le parece que la fuñida reelección esa es caldo de cultivo para toda clase de problemas? Mire, viejito, en la última reforma constitucional, Hipólito y su gente le echaron la pasta de jabón al sancocho -hay quienes dicen que fue otra cosa- y consagraron la reelección que ya había sido abolida. Los hipolitianos, con su jefe a la cabeza, creyeron que podían quedarse en el mando y les salió, como había que esperarlo, el tiro por la culata. Ahora mismo, vagabundo de película mexicana, la figura de la reelección hace de las suyas en el peledeísmo y negarlo no es pajita de coco. Por eso, don Magino, la proscripción de la reelección presidencial es tremenda necesidad en cualquier reforma que se haga a la Carta Magna. Como decía Peña Gómez, hablar de reelección es “una herejía. Pero, lamentablemente, su partido está lleno de herejes, como lo están los otros dos llamados “mayoritarios”. Amén… ¿Qué le parece, don Magino, la victoria de Rafael Correa en Ecuador? Otro hombre de “izquierda” que triunfa en América del Sur. Es buen amigo del venezolano Hugo Chávez, pero no se olvide que Ecuador también produce petróleo y no tiene que depender del agresivo mandatario que la próxima semana buscará quedarse en el poder. Y se quedará…q Una pregunta medio idiota: ¿Por cuáles motivos los grupos políticos minoritarios, los sindicatos, las organizaciones de bases, no son buscados a la hora de establecer “consensos”? No son, acaso, esos grupos, los más afectados con las cuestiones impositivas? ¿Por qué no miden con la misma vara a esos grupos, con la misma vara con la cuál se automiden los empresarios que suelen reunirse en el Pentágono de la Sarasota? Amén.