Coctelera

http://hoy.com.do/image/article/329/460x390/0/E7E1F04A-9C2A-44A7-A25B-68EEB561332E.jpeg

“No es que Participación Ciudadana jode mucho. Es que jode cada día”. Farmacia Mella… Bien, mi querido Magino, tenemos por delante que el canciller, Carlos Morales Troncoso, le ha salido al paso a las declaraciones del embajador de Estados Unidos, Hans Hertell, en relación con la migración haitiana, la ilegal desde luego, y otros asuntitos. Morales Troncoso, a nombre del gobierno al cual sirve, dirigió una atenta misiva a Hertell, que no se puede interpretar como una nota de protesta, sino más bien como aclaraciones a cuestiones que el embajador conoce al dedillo….

El señor Hertell, en una reciente charla en la Cámara Americana de Comercio, criticó el hecho de que las autoridades dominicanas se abstengan de expedir certificados de nacimiento, como criollitos, a los hijos de inmigrantes ilegales. El funcionario estadounidense calificó ese asunto de “administrativo” y el canciller, con muy buen juicio, le recuerda que ese tema se vincula a una decisión de la Suprema Corte de Justicia…. Mire, Maginito, don Hans no será un embajador de carrera, pero ha pasado cinco años en este paraíso. Y eso demuestra que labora a entera satisfacción del Departamento de Estado de su país. Morales Troncoso tiene que saber, necesariamente, que los términos empleados por Hertell en la Cámara Americana son compartidos, plenamente, por su gobierno. Es más, el embajador en despedida cuanto hace es reflejar la posición del gobierno que representa. Y todos sabemos por aquí como piensan los gringuitos en cuanto a la cuestión de la migración ilegal haitiana, con criterios reforzados por Francia, Canadá y otras grandes potencias, que sólo quieren haitianos en el papel, pero en carne y hueso los soplan hacia la República Dominicana. Naturalmente, Magino querido, Estados Unidos posee tremenda fuerza moral en el enfoque del asunto haitiano, pues no solo ha invadido ese país en dos ocasiones, con sus poderosas tropas, sino que también ha enviado sus militares para imponer gobiernos y ahora mismo tiene unos guarditas, disfrazados de ONU para luego decir, por lo bajito, que Haití es inviable como nación. Desde luego, suponemos que los generosos vecinos del Norte no recomendarán a este pobre país para que puede mantener su “seguridad jurídica”, que construya un muro a lo largo de la frontera, como el que ellos levantan junto a la línea divisoria con México, suponemos que para no contaminarse con los sufridos aztecas a quienes les robaron casi la mitad de su territorio….  Mire, Maginito, el dictador Rafael L. Trujillo tenía muchas cosas malas, pero nadie osará negarle que era un hombre poseedor de tremenda agilidad mental. En 1939, al asistir a la inauguración del pabellón dominicano en la Feria Mundial de Nueva York, un periodista norteamericano le preguntó: “Generalísimo, ¿cuántos haitianos mató su gobierno hace dos años?”. Trujillo miró al periodista y a sus compañeros norteamericanos, y respondió: “No sé el número exacto de muertos, pero le aseguro que fue inferior al de los mexicanos que mueren en su frontera”….  La Cámara Americana de Comercio pide que se renegocien los contratos con los generadores “por consenso”. Bravito, pero cualquiera se pregunta si esa Cámara ha pedido, en ocasión alguna, que por consenso se establezca cómo joden a este país los señores de Smith and Enron y Cogentrix. ¡Ahí es que esa pintura es dura! Desde luego, Maginito, valdría preguntarse si en La Habana opera alguna Cámara Americana, aún cuando los gringuitos quisieran una cámara, pero de gas, para el doctor Fidel Castro Ruiz, el hombre que durante más de medio siglo, a 75 millas de La Florida, ha mantenido en jaque a la primera potencia mundial….  “Arena blanca”. Algo que existió una vez en la playa de Boca Chica….  Sería interesante, ante publicaciones hechas, que el Banco Nacional de la Vivienda dijera al país cuanto ha ocurrido alrededor de los apartamentos construidos para la Villa Panamericana. Siempre se dijo que el Banco no invertiría un solo centavo en la vaina esa y que eran compañías privadas las que venderían los apartamientos citados después de concluidos los Juegos Deportivos Panamericanos. Y ya que se habla de Panamericanos, ¡cuiden el Parque del Este! pues al ritmo que lleva, dentro de pocos años habrá un ex parque. Para que jodan.