Coctelera

http://hoy.com.do/image/article/330/460x390/0/CB98BA85-FFB8-481A-B0B9-D94EF17B625B.jpeg

Muy buen día, mi querido Magino. Mire, viejito charlatán, constantemente oigo hablar de la necesidad de modificar la Constitución para reducir los poderes que el artículo 55 concede al Poder Ejecutivo y otras pendejadas. Pero con el perdón de los constitucionalistas, creo imperativo la modificación de la Carta Magna para que se establezca, de manera clara y precisa, el asunto de la nacionalidad.

No nos llamemos a engaños. La actual definición establecida por la Constitución es ambigua y se puede prestar a que se tire la soga de un solo lado. Por tanto, vamos a dejar de lado las charlatanerías constitucionales y a ocuparnos de algo en que se juega el destino de la nación…  Ahora mismo, Maginito, tiene usted el caso de que el setenta por ciento de los partos que se registran en La Altagracia, La Romana y Hato Mayor se hacen a mujeres haitianas. Y como bien dicen los médicos, el gran problema no reside en que los partos se efectúen por cesárea o vía normal. La dificultad radica en que la inmensa mayoría de las mujeres acude a los centros de salud sin chequeos previos, afectadas por mala nutrición y otros males. Eso, viejo verde, se chupa más del cincuenta por ciento del presupuesto asignado a los hospitales de la zona y ese porcentaje lo cubren contribuyentes dominicanos. La casi totalidad de las mujeres son indocumentadas y vaya usted a saber cómo entraron en el país. De todos modos, pregúntele a los cañeros, que a lo mejor ellos lo saben…  Si eso ocurre en zonas del Este, ¿se imagina usted cuánto pasa en la línea fronteriza? Centenares de mujeres acuden al regional de Santiago, donde tienen que ser atendidas a todo costo. Es muy lógico que a ningún ser humano se le niegue la asistencia médica, pero ¿es justo que a esa situación no se le ponga coto? No es un secreto la existencia de “organizaciones” formadas por malos dominicanos y haitianos que se dedican a reclutar mujeres a puntos de dar a luz para introducirlas ilegalmente al país y llevarlas a alumbrar a centros médicos de distintas poblaciones. Puede que el interés de las futuras parturientas sea el de la salud, pero los resultados son otros, pues aquí, entonces, comienzan las presiones para que se documente a los recién nacidos como dominicanos. ¿No necesita aclararse bien esa vaina? No hay duda de que las grandes potencias ven muy bien esas cositas y que los gobiernos que hemos tenido por aquí amagan a cada rato pero nunca golpean para estar bien con Dios y con el Diablo, sin darse cuenta de que a corto, mediano o largo plazo es el Diablo el que se entenderá con todos en esta media isla que muchos desean que sea una sola. Mire, Magino, esta pendejada tiene que ser arreglada lo más pronto posible y nada mejor que comenzar con la reforma constitucional. De lo contrario, usted puede estar seguro que este problema no será resuelto ni por Ethel Kennedy, su cuñado Ted, Phil Douglas o Sonia Pierre…  Los comerciantes no quieren que graven los productos de la “canasta básica”. Pero mientras tanto ya subieron no solo los “básicos” sino hasta los molondrones, para que le pase suave…” A López Obrador se le afloja el tutú”. Farmacia Mella…   Henry Kissinger cree que no es posible una victoria militar norteamericana en Irak. Y aconseja a Estados Unidos que converse con los vecinos de ese país, incluyendo Irán, para buscar una solución satisfactoria. Kissinger sabe lo que dice, y no olvide que el exsecretario y antiguo asesor de seguridad precipitó la salida norteamericana de Vietnam, después que allí dieran a los amados yankees una pela de calzón quitao… La doctora Aura Celeste Fernández pide que “limpien” la Junta Central Electoral (JCE) si es que desean que ella, previamente escogida, presida la corte. También señala que los nuevos miembros no deben reflejar la línea de partido político alguno. Tiene más razón que el carajo. Pero por las condiciones que reclama, a lo mejor doña Aura Celeste no vuelva a la JCE…  Es posible, Maginito, que la imposición de un gravamen de un cinco por ciento a las habitaciones de hoteles, moteles y vainitas similares no sea lo más prudente, en cuanto a los hoteles se refiere. Pero también hay que hacer constar que los cabilderos hoteleros exageran la nota más de la cuenta. Nadie les cree eso de que 25,000 habitaciones serán cerradas si se impone el gravamen o eso de que 40 hoteles pequeños cerrarán sus puertas o lo de que más de 20,000 empleados serán tirados a las calles…  De acuerdo con Cuqui Guilliani: el gobierno no tiene que entenderse, por vía administrativa, con Verizon. Que se espere el fallo judicial correspondiente. Un entendimiento administrativo, por virtud del cual Verizon pague una parte de los 518 millones de dólares que reclama el gobierno, no sería más que una violación de la “seguridad jurídica” que tanto reclaman los norteamericanos. Además, si Verizon, como afirma, no debe un solo centavo, ¿por qué carajo tiene que negociar lo que no adeuda? El gobierno, por su parte, que se ponga duro, pase lo que pase. Total, no será invadido como en 1965, pues invadido está por otras tropas más peligrosas. Que el gobierno, un día, busque pueblo y diga lo que pasa y lo que le proponen.