Coctelera

Tenga usted un buen día, mi caro Magino. Y una demostración palpable de que algo mejora, es que hoy contamos a 27 de noviembre, es decir, menos de un mes para la Nochebuena y todavía los panaderos no han dicho que se negarán a fabricar teleras. Eso sí, hay algunos establecimientos especializados que ya las producen y parece que influenciados por el modernismo, le colocan unos ñoños “tubos de aire” que mandan madre. Una investigación interesante que podría ordenarse a cualquier universidad estaría dirigida a establecer si esas panificadoras hacen primero el tubo y después colocan la “cáscara” de la telera o si el asunto es a la inversa…

Magino, si este país no acaba de joderse de verdad es debido al buen humor de su gente, por más requetefuñida que esté. Por ejemplo, un chusco relataba ayer que en la sala de audiencias dirigida por el juez que tuvo a su cargo disponer la libertad bajo fianza de los “renovianos”, nadie puede ni siquiera tararear un merengue. Y ese chusco explicó que de esa manera el juez evita que algún fresco se ponga a cantar, a lo Rafaelito Martínez, la cosita aquella que decía así: “…Un papelito recibí, de mi familia y dice así…”.

Desde luego, ese papelito con versos de “La Miseria” no guarda relación alguna con el otro papelito que se ha hecho ya tan famoso…

Ya que hablamos de música popular, se espera que otra pieza muy conocida se toque en los conciliábulos perredeístas. Es aquella que expresa que “en el fin de semana, quiero bailar”….Mañana es día para trabajos perredeístas, para los que no se quieren ir, para los que desean quedarse, para los que aspiran coger la mandurría. En fin, es una junta para constructores y destructores, cada uno tirando para su banda. ¿Quedará bien modificaditos los estatutos perredeístas? ¡Vaya usted a saber…

Ahora bien, Maginito, lo chocante es que todavía exista gente manejando el perredeísmo que trate de ocultar lo inocultable. ¿Cómo se puede mantener en secreto el resultado de la consulta a la base del partido hoy en la oposición? ¿Un secreto entre muchos miles? No sea pendejo, Magino. ¿Que el resultado de la consulta deja mal parados a `dirigentes históricos`? ¿Y qué? ¿Acaso dirigentes históricos no dejaron mal parado al partido el pasado 16 de mayo?. Mire, Maginito, el PRD es un partido con una larga tradición de lucha. No merece, por tanto, que un grupo de guanajos quiera estrangular los deseos de democratización de sus filas, de modernizar su funcionamiento. La democracia dominicana necesita un PRD en el cual las cosas se hagan bien. Donde la dirigencia sepa dirigir y donde la arrogancia se cambie por la humildad, por la sinceridad…

Por cierto, Maginito, ya que se habla de PRD, un grupo de dirigentes, cuyas firmas encabeza José Rafael Abinader, señala que ya se acabaron los tiempos para los acuerdos de aposento. ¡Ojalá desaparezcan, también, los del comedor, los de la sala y los de los sanitarios!…

Seamos justos, mi querido Magino: en Bella Basura, antes Bella Vista, se recogen los desperdicios con regularidad desde hace poco más de una semana. Se puede afirmar que un camión ha pasado por determinadas zonas de allí casi a diario. Quiera Dios que eso pueda ocurrir en toda la ciudad capital…

Otra más, también para ser muy justo: exquisito el trato ofrecido por el presidente Leonel Fernández a un grupo de directores de medios de comunicación escritos y electrónicos durante un almuerzo que tuvo lugar anteayer en el Palacio Nacional. Durante unas dos horas y media, el jefe del Estado departió, amigablemente, con sus invitados. Muchas preguntas fueron formuladas en un ambiente de informalidad. Nada de frases descompuestas ni evasivas. Los funcionarios que acompañaron al presidente Fernández expusieron lo que consideran la situación económica real del país y no pelearon con quienes estuvieron en desacuerdo con sus puntos de vista. El presidente Fernández conversó con los periodistas como un funcionario más de su propio gobierno y no se molestó cuando se explicó que por más esfuerzos que se hicieran, el 2005 será un año con apagones, aún cuando se espera que el setenta por ciento de las necesidad energéticas puedan ser satisfechas. El presidente Fernández, que no es muy amigo de las conferencias de prensa y cosas parecidas, debe estar ya medio convencido de lo bueno que es que, periódicamente, le hable de manera directa o a través de los periodistas, al pueblo que gobernará hasta el 16 de agosto del 2008.