Coctelera

http://hoy.com.do/image/article/332/460x390/0/E707519C-FFC5-49D0-B6DB-B530F28D237C.jpeg

¡Saludos, viejo Magino! Entonces tenemos que hoy comienza una semana laboral del carajazo. Todas las miradas están puestas sobre el presidente de la República, doctor Leonel Fernández, quien hablará mañana al país para referirse a la llamada “rectificación fiscal” o como usted quiera llamarla.

El hombre de la calle está atento a cuanto dirá el jefe del Estado, pues se espera que el mandatario hablará de los que muchos entienden que serán nuevos impuestos. Pero la verdad de la verdad es que quienes más dinámicos han estado en esta vaina son empresarios que no desean que se les toque ni con el pétalo de una flor y que se alían hasta con el diablo en interés de lograr sus fines. Para esos grupos poderosos, ni modo, existen las exenciones, las leyes citan algunas ventajitas y veinte mil firmas más. Todo, en aras de una competitividad, a veces mal entendida, que nunca beneficia al consumidor, consumidor que se consume en su propia salsa. Ya veremos qué dice el señor Presidente, colocado en la más difícil situación de su carrera política, puesto que está presionado como la arepa con candela por arriba y candela por abajo; la candela empresarial por un lado y la de una oposición revestida ahora de alitas de ángeles para que la sigan los guanajos. Y como si todo eso fuera poco, al Presidente también le presionan consumidores insatisfechos, con razón o sin ella, y una parte de su propia gente que quiere enviarle al banco para que su turno lo ocupe Danilo. Lo cierto del caso es, caro Magino, que el presidente tendrá que sacar de abajo para salir bien de este paso más chévere… El nuevo manager del Escogido, interino, dijo antes del debut, que contaba con la velocidad y el pitcheo del conjunto. Un par de horas después, el Licey le paseó 11-4. Amén… El cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez tiene muchísima razón: si el gobierno no va a aplicar la ley de protección al consumidor, lo mejor que haría sería derogarla. Ya está bueno de tantas charlatanerías. Leyes por todas partes para que ninguna se cumpla. Y razones para preocuparse tiene también el Nuncio de su Santidad, monseñor Timothy Broglio: eso de impuestos que recaigan sobre los más pobres como que la jode. Y todavía no se conoce un solo caso en que los impuestos beneficien a los que menos tienen. Por eso, con el presidente Hugo Chávez Frías, en Venezuela, nadie ha podido. Chávez Frías no será un miembro de los Carmelitas Descalzos o de los Franciscanos, pero gobierna con los más jodidos y por eso está ahí, ganando cuantas elecciones se efectúan. Y es que los jodidos están en mayoría, mi querido Maginazo… ¿Cómo es la vaina con el seguro ese de la UASD? ¿Qué la empresa que lo tiene no cubre a quienes padecen “enfermedades largas”? Eso sería bueno aclararlo de una vez por todas. Se comprende que una compañía aseguradora no acepte, a la hora de firmar, a un paciente con cáncer, tuberculosis, diabetes, etc. Pero de allí a no darle asistencia si el paciente contrae esa enfermedad mientras está asegurado, hay una gran distancia. Por no decir, un robo… El general Pedro de Jesús Candelier, retirado, asegura que los tres grandes partidos son iguales. No se necesitan muchos ejercicios mentales para aceptar las palabras, en este sentido, que usa el antiguo jefe policial… La revista económica Latin Finance escoge al Banco de Reservas de la República Dominicana como el “banco del año”. Para que sufran quienes desean privatizar esa entidad bancaria y no cejan en sus empeños. Ese banco sí que sería una bicoca para el “sector privado”. Pero la gente se olvida que el Reservas es un banco tan sólido, un banco tan banco, que ni las distintas administraciones del Estado han podido quebrarlo. Suponemos que con el premio otorgado por Latin Finance, quien está de brinquitos de alegría es el amigo Daniel Toribio, su administrador general. Congratulaciones para el Reservas y nuestro más sentido pésame para los carajetes que quisieran verlo privatizado, sobre todo con la cuenta República Dominicana a su disposición… Bien, Maginito querido, busque la forma de refrescarse en este cálido noviembre, espere el discurso de Leonel y no se vaya, pues como decía el inmortal Buck Canel, esto se pone bueno.