Coctelera

“Dice  el doctor Waldo Ariel Suero que si él hubiera sido presidente de la República no hubiera firmado el inicio del seguro familiar de salud del régimen contributivo. Y es una lástima que el doctor Ariel Suero no lo fuera, pues así el país enterito estuviera en huelga”. Farmacia Mella…

Los médicos  al servicio del Estado paralizarán sus labores el próximo jueves, según ha declarado el presidente del Colegio Médico Dominicano (CMD), doctor Waldo Ariel Suero. El paro será por veinticuatro horas y los médicos solo atenderán las emergencias y los casos de gravedad. El CMD ha presentado un mini-programa de gobierno, encabezado por el reclamo de que a los médicos se les fije un salario de alrededor de 59,000 pesos mensuales…

Magino,  es natural que las autoridades expresen preocupación ante el anuncio de una huelga de médicos, huelga que afecta a los más necesitados, a esos que no pueden acudir a un centro privado. Pero en la actual coyuntura, ¿a quién verdaderamente puede perjudicar un paro médico? Es posible que la huelga vaya en detrimento de una clase profesional que, como la de los médicos, merezca mejores condiciones de vida en todos los órdenes. Pero a un paro como el anunciado por el doctor Ariel Suero, a escasos tres meses de una elección presidencial, nadie le quita de encima el sanbenito de político…

Los observadores  políticos no van a pasar por alto el hecho de que un alto dirigente del PRD, de oposición, dijera en un programa de televisión, que su partido ganaba cada día más adeptos. Y entonces citó el triunfo perredeísta en el Colegio de Abogados y anunció el que lograrían en el CMD. Es decir, caro Magino, algo se le pega al doctor Ariel Suero aún cuando no sea perredeísta. Pero lo que se podía dar por un hecho era que la elección de Ariel Suero presagiaba problemas para el gobierno, pues ese dinámico gremialista, al parecer, solo conoce el recurso de la huelga para canalizar los reclamos de la organización que dirige, mientras proclama su apertura al diálogo…

El gobierno,  caro Magino, tiene que usar la cabezuana y dejar de lado las amenazas. Hablar de que se militarizarían los centros médicos es un disparate que probó, sin éxito como disparate al fin, el entonces presidente Joaquín Balaguer. En primer lugar, no hay médicos militares en número suficiente para hacerse cargo de todas las instalaciones sanitarias del Estado. Y no se olvide de alguito sobresaliente: los militares médicos, primero son médicos y después militares aunque se aparente otra cosa. Magino, dejen a Waldo con su primera huelga en este período y después recuerde a un dirigente político que solía decir “ya veremos lo que hagamos cuando lleguemos”.