Coctelera

“El Foro Social Alternativo tomará las calles hasta que los atiendan. ¡Qué bueno! A ver si ellos mismos las arreglan”. Farmacia Mella…

“Primero  que todo, la explosión en el peledeísmo no es más que una prueba de que es un partido del sistema. Después hablamos”. Farmacia Mella…

¡Ay, Maginito, qué buenos 3.5 años nos esperan en el escenario político! Al presidente Fernández no le falta dinero para entretenerse con la construcción de obras. Con los líos que tiene en su partido le serán suficientes. Observe usted que con el problema de los guardias que tenía por delante cualquiera se inunda, especialmente con el de marinos de guerra. Pero no es así. El presidente tiene más en el Show del Mediodía. Ahora la pelota revienta en el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), su partido, como tenía que ser.

El observador medio esperaba que eso pasara de un momento a otro pues el que gobierna no es el PLD que fundó y dirigió don Juan Bosch. Este PLD no se ve como muy dispuesto a servir al partido para servir al pueblo. Más parece que le gusta servir a la totuma, que es morada. El PLD fue masificado para ganar unas selecciones a lo Calixto me y ahí mismo perdió su condición de partido de cuadros para jugar como los demás partidos del sistema, al populismo…

Desde luego,  la esencia boschista vive en el peledeísmo y eso es lo que ha hecho reventar el doctor Euclides Gutiérrez Félix un dirigente cabeza dura, mal criado y todo lo que usted quiera, pero por encima de todas las cosas un hombre recto, honrado, intransigente con las ideas que profesa. Y la posición indeclinable de doña Alejandrina y doña Ligia, dos mujeres que no juegan, que están siempre al pie del cañón para salvar el peledeísmo que ayudaron a formar. Ese es el plato que le sirven al presidente Fernández.

Creo que el presidente Fernández no quiere ahogarse en la política y anhela salvar su partido pero navega en aguas difíciles, pues en ocasiones nada en corrientes procelosas cuando tiene frente a si posibilidades de negociaciones para jugar al poder, algo con lo cual don Juan no transigía. Leonel tiene que hacerle frente a una difícil situación económica mundial y es evidente que la resaca electoral que le mantuvo en el mando aún se mantiene y se mantendrá por mucho tiempo, pues lamentablemente para el peledeísmo la crisis financiera mundial era inesperada. La suerte peledeísta radicó en la errada campaña realizada por el PRD y en los avisos de que el perredeísmo luchara más por llevar un perredeísta al mando que sacar al peledeísmo del mismo.